domingo, 11 de noviembre de 2007

CONSUELO EN SU AMPARO. a Alberto de Farias Serrano

Querido Alberto: La Virgen lleva hoy un guiño especial para tí, donde no hay palabras Ella, con pena de enlutada Dolorosa, saca su gesto de gracia , su luz de serenidad, la sonrisa velada de la resignación y l consuelo. De donde no hay palabras, la Virgen sabrá extraer el copioso acero de la hoja que tienes clavada en las entrañas. Sabe mucho la Virgen de este mes con aroma a pensamiento que brota como los crisantemos que adornan el Campo Santo. Sabe mucho l.a Virgen como Madre y Amparo del dolor de todas las Madres. Ella, precisamente hoy, cuando cambie las luces de la tarde en brillos solemnes de crepúsculo malvarosa, allá por el compás de la laguna, sabrá mirarte en el espejo risueño del niño que lleva en sus brazos y apretar tu irreparable pena en su corazón. Donde no hay palabras sino herida abierta en carne viva, la Virgen -hermano Alberto- acercará el bálsamo reparador de su candelería que llora al compás de tu alma deshecha, sabrá alumbrar tu pena como todos los años hace con sus fieles difuntos. Donde no hay palabras, la Virgen extenderá su manto, hermoso salmón de seda, que te acogerá en su seno emulando las rosas más frescas de aquel Dulce Nombre. Esta tarde noche, aunque tu luto reciente engañe las ganas que tienes para acercarte a verla, la Virgen te hará un guiño de Madre que parte bien Amparada en sus andas con rumbo hacia la vida eterna.

Entrada destacada

LA MADRUGÁ DE LOS SUEÑOS ROTOS

Varios días leyendo, casi todo lo escrito sobre esta Madrugá de los lamentos, revisando la multitud de videos sobre los momentos del pán...