jueves, 11 de septiembre de 2008

CONTINUA PARECIENDO INCREIBLE

Estábamos en casa, comiendo tan tranquilo sobre las tres de la tarde, y lo vimos en directo. Vimos la primera torre a la izquierda de nuestra pantalla, como estaba envuelta en una espesa nube negra, vimos como de las diminutas ventanas de sus pisos superiores salían llamas, cada vez más consistentes y abrazadoras. La voz de Matías Prats, lo comentaba en directo con idéntica incertidumbre y falta de datos, asistiendo perplejo a la intensidad del magnicidio. Vimos, como minutos más tarde, el avión camicace se precipitaba contra la torre gemela situada a la derecha y originaba una espantosa deflagración. Empezamos a ver los primeros rostros de la tragedia; las primeras salidas en tropel; las giratorias luces de una incesante procesión de sirenas; los dedos acusadores que señalaban, desde todos los puntos del orbe, hacia el increíble suceso que acaecía en las Torres Gemelas de “maniatan”. Aquel 11 de septiembre de 2001, vimos muchas cosas a través de las fatídicas imágenes que nos llegaban en directo, vimos como una mañana diáfana y esplendente en la zona cero de la gran manzana, se convertía en tormenta de polvo y ceniza que se tragaba al monumento más desafiante de la arquitectura moderna, simbolo del progreso y la civilización humana; comprendimos lo vulnerables que somos, lo indefenso que estamos frente al fanatismo y la sinrazón de los que no entienden el estado de derecho en democracia, simplemente porque están en permanente estado de anarquía. Tres mil víctimas son muchas razones para responder al lenguaje del crimen y el terror, pero nunca serán suficientes para romper el dialogo. Pese a todo lo que vimos aquel 11S de tan infausto recuerdo, seguimos volviendo a la zona cero, a ese punto de partida, donde se construye de nuevo lo que otros desalmados no tardarán en señalar como próximo objetivo. Esa es la grandeza de la democracia –pese a todos sus miserias- la augusta diferencia que la separa del imperio del crimen y la sinrazón.

Entrada destacada

LA MADRUGÁ DE LOS SUEÑOS ROTOS

Varios días leyendo, casi todo lo escrito sobre esta Madrugá de los lamentos, revisando la multitud de videos sobre los momentos del pán...