domingo, 1 de febrero de 2009

BODAS CIVILES

Mi otro amigo más noble que un José de Arimatea; ex-hippi de margaritas estampadas que nunca soñaron con ser romero; ex-fumador de marijuana y bebedor empedernido de batidos de chocolate. El que hoy se declara y doy fé: librepensador-filosofo- cristiano, católico y apostólico, además de melómano...contraerá matrimonio D.M. el próximo 20 de Marzo. Lógicamente mi amigo, quería casarse por la Iglesia, hasta ahí de acuerdo con su novia, que también quiere vestirse de blanco y digo “quiere vestirse” de blanco, porque como a toda mujer, le ilusiona la puesta de largo blanca y radiante, pisando la alfombra roja hasta llegar al altar de una de las más veneradas imágenes de Sevilla, en cualquier portentosa Iglesia barroca.
Vive Dios, que mi amiga Lola, lo ha intentado, luchando en singular combate interior contra su conciencia y honor, haciendo de tripas corazón de su moral “progre”, para agradar a su futuro marido y satisfacer la otra doble moral rancia que todos llevamos dentro. Mi amigo y su prometida se patearon los principales Templos del centro de Sevilla, recabando información. En principio no tuvieron problemas con la fecha y la hora, ya que jugaban con suficiente tiempo de antelación, lo malo fue el presupuesto prestablecido que faclitaban los sacristanes y párrocos de las Parroquias e Iglesias más demandadas: a saber -en El Salvador por ejemplo- en concepto de luz, flores, ornamentos y documentación, el presupuesto se elevaba a los 600 euros; sin contar el concurso del órgano, marcha nupcial o capilla musical. Los futuros cónyuges se miraban indignidados, daban las gracias por cortesía y continuaban su camino. En la Magdalena, El Santo Angel, San Martín o La Anunciación: tres cuartos de lo mismo. En San Andrés, saltó la chispa de mi amigo Jóse A. de Arimatea -su talante de predicador- no pudo contenerse más y protestó exaltado: “pero bueno, Padre, no quedamos en que el Sacramento es un don de Dios que se administra desinteresadamente...de acuerdo que la Parroquia acepte una limosna justa y necesaria para paliar las necesidades de su apostolado...pero de ahí a que me extiendan un presupuesto pormenorizado y me obliguen “piadosamente” a saldarlo, me parece muy fuerte por no decir...” -el cura lo miró acomplaciente e inmediatamente agachó la mirada ruborizado- mi amigo se ensañó aún más con la actitud impasible del sacerdote y comenzó a citarle toda clase de capítulos y versículos del evangelio según San J.P.M.L.: "que si sepulcros blanqueados, que si expulsión de los mercaderes del templo, que si dad a Dios lo que es de Dios y al César lo del Cérsar"...a lo que el Padre, disimuló haciendo oídos sordos mientras jugaba con el ratón del PC. Lola le dió un codazo a mi amigo y éste reaccionó al instante, abandonando ambos el despacho, no sin antes apostillar su panegírico con esta sentencia bíblica: “El templo es para rezar y nó una cueva de ladrones”.
El próximo día 20 de Marzo, mi amigo contraerá matrimonio con Lola por lo Civil. Así lo decidieron aquel día que salieron indignados del despacho parroquial. Nunca estuvieron más de acuerdo dos personas con diferentes formas de interpretar sus respectivos credos. Jose A. de Arimatea- el filósofo -me refería, que Dios está hasta debajo de las piedras, por eso quizás han elegido para el enlace nupcial, un Salón Restaurante, cuyo atrió está decorado con una piedra de molino, entre otros apeos de labranza. Dice que los casará un Concejal-pregonero con muchos actos de Exaltación a la Semana Santa a sus espaldas. Lógicamente, Lola irá blanca y radiante, como van las novias que se precian y los invitados asistirán a la ceremonia, luciendo sus modelitos y podrán chismorrear, cotillear, criticar y desplumar a quien les dé la real gana, sin necesidad de pecar de irreverentes como lo hacen bajo las naves de cualquier templo barroco donde se celebra una boda. Y los niños podrán alborotar, patalear, y gamberrear a sus anchas, haciendo gala de la mala educación colectiva, que tiene que reprimir a base de pellizcos maternos, cuando están dentro de una Iglesia. Y los machos maduros con pensamientos sucios, podrán fumarse sus cigarrillos en la puerta, mientras se comen con su lasciva mirada a las jovencitas de buen ver, sin necesidad que sus gordinflonas consortes, les amonesten por no guardar la compostura en un recinto sagrado. Y los niñatos -salvese quien pueda, con sus pendientes y trajes claros con camisas chillonas y cuellos abiertos bla, bla, bla....La única condición que mi amigo Jóse de Arimatea ha impuesto al Conceja-pregonero, es que los case por el rito católico y recite la carta del Apostol San Pablo a los Corintios. Lo que Dios ha unido que no lo separe la iglesia.

Entrada destacada

naturaldesevilla: El Rey que perdió la cabeza

naturaldesevilla: El Rey que perdió la cabeza : Quizás fuera el Palacio del Conde Pumarejo, lugar idóneo para las citas clandestinas del rey...