miércoles, 28 de octubre de 2009

Canción Triste de "las Tres Mil"

Cántalo a modo de Rap.


San Martín tiene su cerdo, no hay cerdo sin San Martín,


Todas las ciudades “cero zona” marginal, refugio y asentamiento del imperio chabolil.

Al principio eran los pisos de zona residencial, polígono Sur de estreno, paraíso a la humildad, letanías laureadas de los que no tienen nada y les sobra dignidad. Pero los niños crecieron y el ocio es tan traicionero como ancha la libertad, se juntó el hambre de un pueblo con las ganas de jalar..jalar al libre albedrío cultura del poderío del relente en los corrales, agua, fuego, soleares, bulerías, flamenquito, monumento al chiringuito entre las cuatro paredes y que marquen las mujeres los bailes improvisados, candela de aglomerado que la tarde iluminaba y la yerba bien prensada en la palma de la mano –Gitano- mientras tu máma leía la buenaventura, tu al amparo de la luna lunera, regodeabas, desguazando cilindradas a escape libre –Torete- traficando en el garete de tu mansión camuflada. ¿Dónde escondes la entifada? –flamenco de verde luna…detrás de tus criaturas encueritos y enfangadas. Eso sí que es canallada de las grandes julandronas, que te muestres en calzonas y chándal de mercadillo, pidiendo pan y pitillo con las manos enjoyadas. Por tu patriarcas muertos, no nos muestres más miseria, con las falsas apariencias de las ciencias de tus artes, que no hay más leña que arde, que el mármol donde tu pisas, ni más plasma ni divisa que la abuela en la cocina, haciendo de celestina, mientras el potaje guisa. Señor don Manuel Falconde, a usted que culpa le cabe, si todo el que sepa sabe, que su nombre no lo mancha ni aquel burro que a sus anchas metieron en ascensor, ni toda la instalación que extrajeron de regolas, ni las bañeras, ni alcobas que sirvieron de vivero, sólo quitese el sombrero ante esta leyenda urbana, que han puesto de moda ufana los famosos callejeros.




Entrada destacada

LA MADRUGÁ DE LOS SUEÑOS ROTOS

Varios días leyendo, casi todo lo escrito sobre esta Madrugá de los lamentos, revisando la multitud de videos sobre los momentos del pán...