sábado, 19 de junio de 2010

Ganará el "manque pierda"





La grandeza del hombre reside en reconocer sus miserias. Aunque no quiera admitir la verdad de su presente incierto y para ello tenga que vivir apoyándose en el pasado ó haciéndose ilusiones por el porvenir. El Real Betis Balompié, fiel a su naturaleza: natural de Sevilla, como su misma historia lo acredita, se juega hoy algo más que un ascenso, que nadie, absolutamente nadie, como bético o profano, niega que se lo merezca, pero tampoco niega lo contrario. Se juega un aplastante clamor gritado por más de 50.000 gargantas: ¡Lopera, vete ya!

¡vete ya y déjanos por fín disfrutar en paz de la ruina que tú nos has proporcionado con los alardes de tanta prepotencia disfrazada de altruismo! Adios, D. Manuel –venga ya- déjanos nuestra casa con todas sus deudas, así como nosotros perdonamos a nuestros deudores. Sabemos que los figurones que visten la gloriosa camiseta, son de tu propiedad, pero fíjate si es grande y pesa el escudo que llevan en el pecho, que sienten una vergüenza humillante y serían capaces de sacrificar sus primas y fichas por devolverle su incondicional apoyo a la afición. Sabemos que el nombre suplantado a aquel Presidente que nos hizo tan dignos de su leyenda como él lo era de nuestra devoción, ahora es tuyo y así nos luce en ese monumental platillo levantado a tu quimérica vanagloria, que no tenemos dinero con qué pagártelo, como tú no has tenido nunca intención de concluir sus obras. Sabemos que te coronamos dueño y señor de unos destinos a punto de desaparecer administrativamente con ese temor que produce la desesperación de una madre cuando vé peligrar la vida de su hijo. Todo lo sabemos, menos la verdad, que hace a los hombres libres y grandes, esa verdad llamada, Real Betis Balompié que se aclara y reafirma, cuando se vé así misma hecha una piña verde y blanca a la que no le afecta el temor de ningún posible descenso, porque tiene más de 50.000 seguidores, que nunca –pero nunca y nunca- van a perder su categoría. Por eso hoy, el Real Betis Balompié –frente a todo pronóstico- se juega algo mucho más importante que un nuevo ascenso y ni el mismo Hércules de la Alameda, aquel que la historia cuenta que lo fundara, va a consentir que el Betis se hunda, cuando más de 50.000 gargantas, gritan al unísono su glorioso nombre denostado por la falta de respeto de una sóla persona. El Betis, esta tarde de nervios y pasiones desatadas, volverá a GANAR –manque pierda- porque su verdadera y única conquista, tiene una sóla consigna: ¡LOPERA, VETE YA!

Entrada destacada

naturaldesevilla: El Rey que perdió la cabeza

naturaldesevilla: El Rey que perdió la cabeza : Quizás fuera el Palacio del Conde Pumarejo, lugar idóneo para las citas clandestinas del rey...