lunes, 27 de septiembre de 2010

Esta no es mi HUELGA GENERAL

Después de tantas procesiones Extraordinarias –válgame dios hasta los jartibles nos cansamos- (aun queda la salida bajo Palio de la Virgen del Rosario de Montesión,) Sevilla se prepara esta semana para recibir una Huelga General, que creo, que no convence ni a los que la han convocado (Sindicatos mayoritarios: CCOO y UGT). Algo incomprensible sucede en esta España, sumida en la crisis más importante de las últimas décadas. España es diferente, profunda y muy arraigada a sus costumbres, tan arraigada, que supongo vamos a ser de los últimos en darnos cuenta, que para salir de semejante descalabro económico-social, hay que trabajar como los chinos (que invaden nuestro pequeño comercio) y nos recuerdan -sábados y domingos incluidos- que hay que tener abierto el negocio. Preocupante, al menos, es lo que nos viene sucediendo, la causa del absentismo que padecemos en todos los niveles. Cuando más justificada está una Huelga General (más de 4 millones de parados; despidos a la carta; quiebra de las PYMES; Recortes en los sueldos de los funcionarios, pensiones, subvenciones; empleo público y ERE que ERRE)más daño le inflinge al pais y sobre todo, más perjuicios al conjunto de los ciudadanos. ¿Qué clase de obreros, trabajadores y empresarios, etc.  pueden secundar la Huelga del próximo miércoles 29, sin que su derecho legal a la misma, se vea mermado?
 Los funcionarios ¿quizás? que disponen de ese tiempo que les atribuye la leyenda urbana, porque están amparados precisamente por los mismos Sindicatos “paniagudos”...- sí tal vez- tengan un pase para secundarla, pero están desengañados, porque saben que el Gobierno ha recurrido a ellos para recortar el poder adquisitivo de los que tienen asegurado el sueldo –empezándo por los más débiles y por ello esta Huelga,  es un fraude para sus intereses colectivos.
Las grandes empresas, las factorías multinacionales, dejarán a sus operarios perder un día de trabajo, sabiendo en conciencia que están bajo la espada de Damocles de los servicios mínimos y las medias jornadas, a fin de mantener su industria activa. Las PYMES y los autónomos, que mueren de dramática necesidad en el dique seco de las líneas de crédito prometidas…¿irán a la Huelga General?...¿con qué fuerza moral y espíritu de ánimo, acudirán los becarios impenitentes…los que buscan su primer empleo en un mercado laboral donde ni siquiera priman los másteres ni títulos? La pena es que esta Huelga General tan necesaria, viene en el peor de los momentos; el momento de la incredulidad, de la falta de estímulo y confianza. Es una Huelga General que no precisa salir a la calle, porque hasta los que se echan a la calle con ella,  son falsos; la verdadera comenzó hace mucho tiempo sin necesidad de convocatoria mediática: es la que protagonizan a diario los obreros de Boliden; los de Astilleros; los Mineros encerrados bajo la estepa de León, que recorren 30 km. Diarios de protesta vergonzante; la del 40% -escalofriante- de jóvenes universitarios o en edad de merecer- que se movilizan en los botellódromos- para ahogar en alcohol la incertidumbre de su futuro y la de tantos miles y miles de ciudadanos víctimas de esta crisis de la globalización que lo están pasando tan mal en estos momentos. Esa es la auténtica Huelga General que voy a secundar el próximo miércoles 29 de Septiembre con este testimonio escrito como minuto de silencio.

Entrada destacada

LA MADRUGÁ DE LOS SUEÑOS ROTOS

Varios días leyendo, casi todo lo escrito sobre esta Madrugá de los lamentos, revisando la multitud de videos sobre los momentos del pán...