lunes, 4 de abril de 2011

Contraria a la razón


Contraria a la razón, esta ciudad respira inventándose un cielo que otros pasan por alto; suspendiendo el aire en un instante de luz, que otras solo utilizan para poder respirar; inventando respuestas a un genuino ambiente donde solo tiene cabida la imaginación. Felicidad en estado puro; si no la intuyes, ni la palpas,  incluso con los ojos cerrados al igual que cuando percibes un aroma, jamás creerás que existe. He aquí el estado de ánimo de la ciudad que cre como –Dorian Grey- cualquier cosa, con tal de que sea increíble, porque no sabe más que mirarse en el mismo espejo de su egolatría. Endiosada, presumida y augusta, se siente mirada por el dios de la luz, perfumada y dichosa Afrodita, coronada por la guirnalda de los naranjos en flor. Capaz de descubrir a las deidades, jugando al escondite en el silencio místico de los adarves. Quien no es capaz de ver la dicha alegoría, morirá en el intento de querer descubrir un amor imposible –la felicidad no es más que la realidad de un sueño que sabe que volverá a cumplirse- y cuando se cumpla, volverá a seguir siendo un sueño. Las apariencias enganñan –dirán los despiertos- cuando observan que la cuenta atrás está inflamando el corazón como un globo a punto de estallar –hombres de poca fe, que buscan un final a esta explosión que funde los sentidos- No, no es así; no hay final para tan esperado encuentro. Cuando alguien ha empezado a buscar, ya ha encontrado algo y ese algo es tan esencial, como la propia trascendencia de lo que se busca. Así es la felicidad que respira o se inventa esta ciudad de vísperas: una sensación de bienestar o gracia que perciben los que no han pedido nada a cambio de ello. Si estás dispuesto –esta ciudad te hará vivir y gozar del paraíso- pero una solo palabra tuya, bastará para sanarte.

Entrada destacada

LA MADRUGÁ DE LOS SUEÑOS ROTOS

Varios días leyendo, casi todo lo escrito sobre esta Madrugá de los lamentos, revisando la multitud de videos sobre los momentos del pán...