miércoles, 29 de junio de 2011

El Amor con más de 40º



Me pregunto ¿Qué es el amor? Y no sé responder. Cuando se lo pregunto a alguién, me responde con la evasiva metáfora, con el recurso aparente, con el sinónimo fácil: “el amor es amar”…la respuesta no puede ser más ambigua. Nos equivocamos todos al definir el amor aplicado al mundo de la pareja y ese error resulta más craso, cuando tratamos de darle sentido al amor en el desarrollo cotidiano de la convivencia. Toda una vida; que es más que media vida juntos, nos llevamos sacándole punta al amor, como si fuera la mina de un lápiz, sin reparar en la fragilidad de esa mina, que por más que se le saque punta, antes se parte con el uso. Queremos o deseamos frebrílmente que nos amen a nuestra imagen y semejanza, es decir, a la manera y uso que nosotros mismos hacemos del amor. Cuando cada uno de nosotros sabemos –aun sin querer reconocerlo- que somos distintos tanto en manera de ser, como en la manera de demostrar el “amor”. Poner condiciones al amor que nos profesan es como intentar convencer a un agnóstico de que crea en lo que no ve. El amor es condenarse a los infiernos de una relación irreconciliable o gozar del paraiso de una unión inseparable. El amor es la obra cumbre cuyos actores, no interpretan, sino que hacen de su distinguido papel o guión, un crecimiento paulatino que los lleva a la comunión del más clamoroso éxito. En el amor no vale todo; no hay consejos posibles, ni existe otra jurisprudencia que no sea la propia seguridad de sentir amor por lo que se ama. Todo lo demás es mera competición; concurso absurdo de méritos y antología de reproches que la conciencia colectiva va repitiendo a diario como oscura letanía. Por eso el amor indefinible, el único y verdadero, no sabe ni consiente de violencia, está atento siempre al error, dispuesto al perdón, en vilo de ofenderse ante la ofensa involuntaria del pensamiento, la obra y la omisión. Quien entiende este amor, no precisa siquiera razonar en él, le brota como la sonrisa y el afecto diario que muestra sin presumir, lo que sale de dentro. El amor no puede crecer entre temores y dudas, concede escasa tregua al miedo, en la seguridad que el verdadero amor está curado de todo espanto. Por eso si te aman, no temas rechazar al que utiliza la violencia como arma arrojadiza de su propia cobardía, huye de él y déjale incluso hasta el remordimiento de tu conciencia, para que se pudra junto al rencor de un amor tan destructivo y si no te aman, hazle la obra de caridad de dejarlo sólo, rumiando el amargor de un amor imposible. Hazlo aunque sea por el mero hecho de hacer digna tu condición de persona y aún más todavía por la sencilla razón de degustar tu amor propio, que es una de las más perfectas y significativas definiciones del amor.

Entrada destacada

naturaldesevilla: El Rey que perdió la cabeza

naturaldesevilla: El Rey que perdió la cabeza : Quizás fuera el Palacio del Conde Pumarejo, lugar idóneo para las citas clandestinas del rey...