viernes, 25 de noviembre de 2011

Al fondo a la derecha

Nadie te enseñó lo que sabes, no intentes aprender más que de tus propios sentimientos. Llegará un día en que te verás solo, deambulando por el patio del colegio: tu infancia son recuerdos, cantinelas de viejas lecciones "que estudian monotonía". Al pié de la letra, aprendiste, que España limita al norte con el Mar cantábrico, pero la memoria "siempre escoje el camino más corto para herirte" y ahora sólo te distrae el crepitar de los pardos gorriones picoteando el pavimento de los recuerdos. Nadie te enseñó aquel cielo que tu solo descubriste; el color y la magia de la luz descompuesta en el dintel del clarioscuro; tradiciones que van de padres a hijos, pero que no tienen porqué ser madres y maestras, cuando los sentimientos se contrarian como los amores imposibles. Nadie te enseñó más allá de sus propias ilusiones; intenciones que trataban de hacerte creer un mundo distorcionado por la realidad: "estudia para hacerte un hombre de provecho". Como si se pudiera aprovechar los estudios, para forjar el hombre que no eres. "Arrepiéntete y cree; confiesa, vé a misa los domingos, comulga con la rueda de molino de una religión impuesta por el miedo: ¿soportarás eternamente las llamas del infierno?...¿Existe mayor delito que someter a un niño a semejante vejación y tropelía?. Sin embargo tus sentimientos eran capaces de extraer la belleza entre las llamas; de elevar el dolor, el martirio y la masacre, a las bellas artes; de compadecerse del miedo y enmarcarlo en un museo. Tu tenías la úlcera ya formada en el estómago -sensibilidad- eras demasiado previsible; las ideas muy claras: "el mundo es ancho y difuso", sabian donde pegar, para que te doliera -demasiado predecible- tu vida es una semana. Que nadie intente dar lecciones a los que nunca aprenderemos, ¿qué sería entonces de los que tanto se creen que saben?...¿que sería de nosotr@s, vosotr@s y ell@s?

Entrada destacada

LA MADRUGÁ DE LOS SUEÑOS ROTOS

Varios días leyendo, casi todo lo escrito sobre esta Madrugá de los lamentos, revisando la multitud de videos sobre los momentos del pán...