viernes, 15 de junio de 2012

El caballero veinticuatro -Premier-


De nuevo sonó la puerta del gabinete; los invitados, fueron entrando de uno en uno. Entre ellos se encontraban caballeros de toda clase y condición: empresarios, aristócratas; sacerdotes; políticos; jueces y magistrados. Los únicos militares pertenecían a la familia y eran todos de academia. El grupo estaba formado por unas veinte personas en total, incluidas dos mujeres. Cuando se situaron en el amplio espacio que daba acceso a la biblioteca; el comandante Publio se adelantó y accionó un pequeño dispositivo situado en un anaquel. La inmensa biblioteca se abrió sobre sí misma y el grupo pasó a un magnífico Salón de plenos, lujosamente decorado con venticuatro pinturas naturalistas, enmarcadas en orlas talladas en estilo barroco.
Sobre la fastuosa chimenea renacentista, en madera de roble con incrustaciones de marfil, el cuadro que representaba a Bartolomé Esteban Murillo, presidía la Sala con la inscripción en números romanos -I- suscrita en su parte inferior.
A la derecha del pintor de las inmaculadas, aparecía el retrato del venerable Miguel de Mañara con el número- II- y a la izquierda de Murillo, se situaba la pintura de Juan Martinez Montañés con el -III-.
El resto de óleos, hasta un número de veintitrés, se repartían por los distintos paramentos, representando a los siguientes grandes de la ciudad -entre otros-: Francisco Pacheco -IV-, Herrera el viejo -VI-, Francisco de Ocampos -VII- ,Juan Valdés Leal -VIII, Catalina de Ribera...
Los caballeros tomaron asiento en la mesa, ocupando el número de silla que le correspondía respectivamente.
Cuando se hizo el silencio, el General se puso de pié y todos los presentes se levantaron al unísono. Seguidamente procedió a hacer protestación de fe, según las Reglas y el rito de la logia; invocó los dones del Paráclito y proclamó la mediación universal de todas las Gracias de la que era portadora la Santa madre Naturaleza por obra de nuestro Señor Jesucristo e intercesión del linaje real de la casa de David...
Tras las preces, volvieron a tomar asiento y Rosaura sacó de su bolso una piedra color esmeralda que depositó en el centro de la mesa. A continuación una segunda mujer, colocó un pequeño frasco al lado de la piedra, en cuyo interior se vislumbraba un líquido viscoso color lila. Alguien que actuaba como Secretario comenzó a dar lectura del acta.
En las más de dos horas que duró la sesión; se trataron temas “trascendentales” para la sociedad secreta; asuntos que iban desde la economía de Estado, hasta el gobierno de la nación; se repasó la historia y los personajes que habían influido notablemente en el desarrollo socio-cultural de todos los tiempos; se discutió sobre las tremendas
consecuencias que acarreaban las guerras; de las futuras contiendas mundiales que se avecinaban; del advenimiento del Anticristo; de la resistencia y la larga lista de víctimas inocentes a los que había que redimir; sobre los cimientos donde habría que construirse la nueva Sión, afín de salvaguardar y fortalecer, los vínculos que harían posible la convivencia social y política de las tres religiones monoteistas en Paz, como principio Y fin del nuevo mundo.

Nota.- Fragmento de la novela: El caballero veinticuatro "Divino ignorado"...continuará...

Entrada destacada

LA MADRUGÁ DE LOS SUEÑOS ROTOS

Varios días leyendo, casi todo lo escrito sobre esta Madrugá de los lamentos, revisando la multitud de videos sobre los momentos del pán...