lunes, 15 de octubre de 2012

"TONTO el que lo LEA"


Que sí, que somos tontos los que leemos a diario lo que dice el BCE; el FMI; el PIB; y la UE; cuando anuncian que es necesario rescatar a la banca y abandonar a su suerte a las familias que son deshauciadas de sus viviendas por no poder hacer frente a la hipoteca. Hasta el más tonto ha comprendido la lectura que tiene esta situación surrealista -analizada y debatida hasta la saciedad por un diálogo multitudinario de besugos- que establece la lógica aplastante que produce la destrucción masiva de empleo; el crecimiento insostenible del paro; los recortes indiscriminados e inmisericordes en Sanidad y Cultura y unas condiciones de contrareforma laboral que vulnera los derechos de un defenestrado mercado laboral, donde los cada vez menos trabajadores están en unas condiciones tan precarias como indignas. Tonto el que lea que si el 25% de la población, no consume o se ve abocada a consumir únicamente los artículos de primera necesidad; el otro tanto por ciento de funcionarios, hace lo propio por fuerza mayor atribuida a los recortes y el resto de pensionistas, jubilados y estudiantes, se ven obligados a la misma causa, por su escaso nivel adquisitivo, es imposible que la economía crezca, el comercia fluya y el dinero circule en cualquier pais o estado que se precie. Pero todavía hay que ser más tonto para leer a diario este galimatías de titulares apocalíticos que nos ofrece la prensa, radio y televisión; tontos para leer la cantidad de dinero evadido a los paraisos fiscales que dicen que ya están fiscalizados; los aeropuertos fantasmas que se han constuido; la ingente cantidad de observatorios que nunca observaron los fondos de dinero público que se empleaban en su construcción y para “erre que erre” de la tontería, los ERES del nunca mejor llamado fondo de reptiles. En verdad os digo que hay que ser tonto, aunque la publicidad de “mediamark” diga lo contrario, para digerir la cantidad de viajes; las idas y venidas de los ministros económicos que parecen que han caido de un “guindo”, para negociar lo innegociable, porque es que hay que ser tonto, para creerse que los paises ricos van a ayudar a los pobres en un sistema capitalista cuyos intereses estriban en la explotación y deriva de la clase media baja. De momento habrá que seguir irremediablemente haciéndonos los tontos para sobrevivir a esta Crisis que a tantos listos y especuladores está nutriendo, escuchando atentamente el cuento “que viene el lobo”,a la espera de ese rescate anunciado, que para tantos millones de personas supone el crédito voluntario e incondicional que ofrece el único banco que funciona en este país: el Banco de Alimentos

Entrada destacada

LA MADRUGÁ DE LOS SUEÑOS ROTOS

Varios días leyendo, casi todo lo escrito sobre esta Madrugá de los lamentos, revisando la multitud de videos sobre los momentos del pán...