lunes, 7 de octubre de 2013

Cantando, VICTORIA



Venía desde una fábrica olvidada que solo se mantiene con el soplo de su nombre. No se sabía si era noche o madrugada, en esa oscuridad encendida al completo por la candelería de su paso. Su cara era un beso de emoción que recibían todas las miradas del mundo. Desde hacía más de cuatro lustros, lloraba por nosotros y por nuestros hijos, atados a la columna de la desgracia, pero su pena de dolorosa era como la letra de una copla, que nadie se la imagina. Tan Hermosa en su dolor sereno, tan delicada en la lisura de sus mejillas de nácar, tan recogida en su empaque de Reina, se fue alejando por el sendero de acacias que mira hacia la orilla del Palacio de San Telmo. Marinera de tierra adentro, la más guapa cigarrera, se reflejaba en los espejos del río, diluyendo en sus dormidas aguas, lo más clásico -por señorial- del arte de la seda y el bordado en un “vaivén” repujado de plata.
 
 
 Alguien declaró, monumento nacional su palio de cajón que guarda el canon de la medida exacta, pero es más cierto que la joya supera cualquier joyero diseñado para su realce, por más soberbio y monumental que parezca. Si usted se la encontró a esa hora de los sustos, cuando los crápulas se pierden en la nebulosa del alcohol y las proposiciones, sepa que su nombre es tan rotundo como la belleza que atesora, pues se llama Victoria, la que nos dejó conmovidos a cuantos la vimos pasar adivinando el alba en rosario de la aurora. Su nombre no menciona una Victoria cualquiera; es la Victoria del tiempo sobre el tiempo; es el recuerdo hecho leyenda grabada en el semblante de las guapas cigarreras; si te acercas al palio -sus mecidas- traen el aroma del clavel y el puro habano; su regio manto es un mantón bordado por Juan Manuel e inspirado en el friso plateresco del consistorio. Victoria, real y evidente con escudo de armas y toisón como gloria, pero también Victoria de los derrotados que gimen y lloran en este valle de lágrimas.
 
 
 
 Victoria de los que libran las batallas del paro, la emigración, el futuro de la juventud, la dependencia de nuestros mayores, la soledad acompañada, la enfermedad y el desengaño. Victoria de los que se aferran al cirio encendido de su gracia y le ofrecen su imperfección hecho soplo de solidaridad. Victoria de los donantes que dejan en la tierra lo que no necesitan llevarse hasta el cielo, un cielo que se vistió de gala con sus mejores azules cobaltos, para recibir a la Madre de todas las Victorias, allá donde el raso se abre, entre Triunfo y Giralda. Sevilla despertaba esa noche, cantando su más insigne Victoria, entre el místico de su piedra y el esplendor del arte y de la plata; iluminada por una candelería al completo que perpetuara el triunfo de nuestra fe. Después el sosiego y la calma, para digerir la plenitud de encantos, con un buen desayuno. El Solemne Pontifical y la triunfal procesión de regreso, multitudinaria e intensa en todos sus aspectos; sobreviviendo a la bulla para verte pasar por esas calles inéditas de tu recorrido histórico, para gloria de turistas, exégetas, fotógrafos, pintores y poetas: “Mira si brilló la tarde, pero tu rostro, Victoria, mejor que nada ni nadie”. En el sueño imposible de describir el momento cuando la luz se queda suspendida en el aire, no sabría, como tantos de tus devotos, con que quedarme: el repertorio musical escogido; el sol bañándote por Placentines; la chicotá por el andén al compás de Amarguras; Margot por calle Zaragoza...hasta ahí llegué y en Castelar, acariciando tus respiraderos me persigné musitando tu nombre, ¡VICTORIA!
 

                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                               
 

Entrada destacada

LA MADRUGÁ DE LOS SUEÑOS ROTOS

Varios días leyendo, casi todo lo escrito sobre esta Madrugá de los lamentos, revisando la multitud de videos sobre los momentos del pán...