miércoles, 26 de febrero de 2014

La solución a las "sillas"...¡SI SE PUEDE!!




El Consejo lo sabe; hay un proyecto viable, escondido en los cajones del interés a precio más alto, como es la seguridad de las personas. Con una “prima de riesgo” altísima, que puede ocasionar cualquier año la ruina de quienes hacen prevalecer los derechos adquiridos por los privilegios de los abonados de Campana y siendo “hombres de iglesia”, negocian y trafican con la “gallina de los huevos de oro” que es la carrera oficial. La solución pasa por trasladar Campana a la Plaza de la Magdalena; dejando expedito -hacia el norte, tres de las grandes explanadas, para disfrute del pueblo soberano que sufre tan aplastante acotación: Desde la Encarnación, hasta el Duque, pasando por la sacrada Campana, descongestionando la ratonera de Sierpes, Tetuán, Velazquez y todas las bocacalles por donde la bulla, se descomprimiría, con mayor fluidez y desahogo.
Las cofradías, siguiendo sus horarios e itinerarios oficiales, accederían a la Magdalena por tres frentes: c/Murillo; O´donell y San Pablo. Desfilarían por la acera norte de la Plaza, es decir, edificio anexo al Corte Inglés (Muebles-bazar,etc.) y llegarían hasta el palquillo situado en la esquina de Rioja con Méndez Múnez. En la misma entrada de Rioja, se situaría la Tribuna con sobrado espacio y capacidad bastante. En la acera sur de la plaza, esquina con San Pablo, se podría habilitar otra tribuna con sobrado espacio y capacidad bastante. Imagínense el resto de filas de sillas que caben entre la calle Murillo y O´donell y la mitad de plaza por donde transcurrirían las cofradías que entran por las referidas calles.
Una vez recibidas por el Consejo, las Cofradías enfilarían la calle Méndez Núñez (CO). Sigan imaginando el número y cantidad de sillas valladas que pueden copar la referida arteria, hasta alcanzar la Plaza Nueva, dirección izquierda, según el sentido del desfile procesional. Cuenten ahora el aforo que admitiría el flanco izquierdo de la espaciosa Plaza, en el que cabrían hasta sobrado número de palcos y gradas...¿se imaginan?.

En dicho sentido, desfilarían las Cofradías entrando por la calle Granada hasta los Palcos del Ayuntamiento y a partir de ahí, el resto de carrera oficial, la dejaría como está: Avenida, Catedral por San Miguel y Plaza. En cuanto al itinerario de vuelta y demás rutas alternativas, lo dejo a mejor criterio de las cabezas pensantes y observatorios pseudo-cofradieros, expertos en confiteras tertulias de televisiones locales. No sin antes expresar a los miembros del Consejo de Cofradías, la vergüenza, el horror, la estupefacción, la rabia y la indignación que siento, frente al mercado que tienen montado a costa de la explotación de palcos y sillas en carrera oficial; el uso abusivo de ese privilegio adquirido, desde tiempo inmemorial por las distintas familias y apellidos que pasan sus abonos de generación en generación, lo cual es una atrocidad indecente, que viola todos los derechos de igualdad de oportunidades y alienta la primacía del dinero y los posibles, fomentando un mercado negro, que convierte en espectáculo el fin apostólico y evangelizador de nuestras cofradías y a los responsables del Consejo, en cómplices y encubridores de dicho negocio. Denunciar en otro orden de cosas y por enésima vez públicamente, el uso de MAMPARAS, que cierran el espacio acotado por las sillas a lo largo de toda la carrera oficial, especialmente en la Plaza Virgen de los Reyes y desembocadura de Placentines, lo cual constituye una indecente y al mismo tiempo clasista forma, de tapar o impedir la visión, en plena vía pública, a las personas que no tienen otra posibilidad de presenciar los desfiles procesionales. Vergüenza supina y ajena, que debería embargar los corazones, de quienes se consideran cofrades y sobre todo, cristianos-hombres de iglesia.

Entrada destacada

naturaldesevilla: El Rey que perdió la cabeza

naturaldesevilla: El Rey que perdió la cabeza : Quizás fuera el Palacio del Conde Pumarejo, lugar idóneo para las citas clandestinas del rey...