miércoles, 23 de abril de 2014

CRONICA SEMANA SANTA 2014


I PARTE.-

Como cada año, me dispongo a dar cuenta de la Semana Santa que viví, bajo mi punto de vista, lo cual quiere decir, que para algunos no sea la misma Semana Santa que vió y no coincidan para nada con estas apreciaciones. La Semana Santa del 2014, estuvo marcada por el buen tiempo y un sol de justicia, que no solo dobló los cirios de los nazarenos de las cigarreras (cual si fueran de plastilina), sino que se atrevió a alterar la cera virgen de algunas candelerías, como la del palio de la Virgen de los Angeles y hasta si me apuran, arrancar casi la piel de los piés penitentes de algunos nazarenos descalzos, en las primeras horas del Jueves Santo reluciente.
Mi primer sobresalto e indignación tuvo lugar el Domingo de Ramos, cuando intentaba cruzar desde Placentines a la Plaza Virgen de los Reyes, mucho antes de que la Primera (la borriquita) saliera por puerta de Palos, Cual fue mi sorpresa, ante la negativa de un empleado de Servicios Integrales, que me vino con la novedad, de que lo hiciera dando un rodeo por el barrio de Santa Cruz...no entiendo a que cabeza pensante o caliente, hijo de Sevilla, se le puede ocurrir, tan descabellada idea, que en días sucesivos tuvieron a bien rectificar los doctores del Consejo y el CECOP de “Cuenca” (seguramente por las quejas razonables- recibidas).
Una vez tomado asiento en la parcela de abonados que me corresponde, tuve oportunidad de observar la cantidad de sillas vacías que había en el sector, habida cuenta de la ingente multitud que abarrotaba las calles, como es tradicional un Domingo de Ramos esplendoroso y el abundante número de sevillanos y no sevillanos que solicitan abono, me chocó ese vacío de más de diez filas de sillas. Hice las pertinentes averiguaciones y fuentes bien informadas me soplaron al oído que este año, habían quedado 13.000 /Trece mil sillas/ sin vender y lo que es más grave e indignante, ocupando su correspondiente sitio en carrera, para escarnio y zozobra de las solicitudes tiradas a la papelera. Ante esta desequilibrada y grotesta situación, resaltaba-aun más si cabe- la cantidad de público apostado en las vallas que acotan la Carrera Oficial, esperando ver cofradías desde la inverosímil distancia de más de doscientos metros. (Verguenza ajena y fatiguitas secas). En este sentido, no se a ciencia cierta, si verdaderamente hay demanda de sillas tales, como para ver las Cofradías desde la calle Tarifa, donde no solamente el ángulo de visión es escaso y distante, sino que los abonados se pierden literalmente el desfile de las cofradías que acceden desde la calle O´donell. Hay que tener sangre fría y poca humanidad para vender sillas en prolongación de Campana hasta las inmediaciones de Villasís; es una auténtica indecencia, vender sillas en bocacalles de Sierpes, emparedadas, donde se ven las cofradías pasar de largo y el paso sólo lo ves si tienes la suerte de que lo paren. Aunque halla demanda y el público lo pida, no deja de ser un fraude, Sres. Del Consejo, con el agravante de que son Vdes. Hombres de iglesia y perfectos conocedores de los sitios, como buenos cofrades. Por favor, no comprenden que con este negocio redondo, se convierten en cómplices y encubridores de los mercaderes del templo...

En otro orden de cosas, el problema de la Calle Sierpes; ¿Es que no ven vdes., que es irresoluble...es que no quieren admitir lo evidente...hasta cuando van a estar volviendo la cara a lo que supone un flagrante riesgo para la seguridad ciudadana? Seguro que lo han comprobado, desfilando con sus respectivas cofradías: ¡imposible transitar!, es “la amenaza fantasma” que se cierne sobre vuestras cabezas y pone en peligro las cabezas de los demás, Hoy día constituye un auténtico milagro que cofradías tan populares y seguidas como San Gonzalo; San Benito y las Esperanzas Macarena y de Triana, la crucen sin incidencias. Es la ratonera de la Semana Santa de Sevilla, que ya en la malograda madrugá de las “carreritas” hizo saltar todas las alarmas de lo que puede originar una auténtica masacre.
Ante el ejemplar esfuerzo que han mantenido las cofradías con mayor número de nazarenos en desfilar por Campana, tratando de cumplir los desproporcionados horarios e itinerarios, uno se pregunta -como el ínclito Fran López de Paz- si realmente esa es la Semana Santa que queremos. Ver pasar a los nazarenos de tres en tres, de cuatro en cuatro, con los cirios apagados durante todo el recorrido, es una auténtica desfachatez; un incoherente absurdo que no sólo desluce los desfiles procesionales, sino que termina siendo un esfuerzo en vano, porque en cuestión de cofradías la velocidad no es el espacio partido por el tiempo, sino el tiempo repartido proporcionalmente por el espacio y no cabe duda que todas las cofradías no tienen el suficiente tiempo para pasar por el espacio de Campana y menos a la forma y manera de sacrificar, hasta la extenuación, a sus ejemplares cuerpos de nazarenos. Si el problema es entrar en Campana y no hay espacio ni tiempo suficiente, habría que plantearse otras alternativas -que las hay- la cuestión es, quien le pone el cascabel al gato; desde luego cómodamente sin moverse del Palquillo, no van a solucionar nada, hasta que lamentemos alguna víctima. Dios no lo quiera.
Por último y para cerrar el tema del mal Consejo, hagamos cuentas. Multipliquen vdes., treinta y siete mil sillas, por cien euros de media por cada sillas (las hay más caras, en tribuna y palcos, pero también más baratas en los sectores inverosímiles)= 3.700.000€
Y a continuación, hagan los pertinentes desgloses a tenor de las siguientes cuestiones:
-¿Cuanto cobra por pasar cada cofradía?...
-¿Cuanto supone el montaje de los hierros?
-¿Cuanto supone el porte y acarreo de las estructuras?
-¿Gastos por operarios de montaje-desmontaje?
-¿Contratación de personal servicios integrales?
-¿Personal de Seguridad?
-¿Acomodadores, inspectores, etc.?
-¿Contribución al Ayuntamiento?
-¿Otras partidas, representación, Varios?
Les salen las cuentas...me gustaría que las pusieran a disposición de los usuarios, abonados, ciudadanos en general. Los ingresos millonarios sí estuvieron en las entidades financieras desde el pasado Enero, devengando intereses. Ahí lo dejo, porque habrá quien se raje las vestiduras, afirmando que al Consejo le cuesta dinero esto del negocio de las sillas; incluido cáterin; recepciones, distinciones, agasajos y representaciones. Pero a mí me dá que aquí sobra el dinero, para hacer las cosas mucho mejor; más equitativas y justas, al menos como lo suelen hacer las mayordomías de las Hermandades, buscando siempre el bien de su patrimonio y fomentando la acción social.


Continuará...

Entrada destacada

LA MADRUGÁ DE LOS SUEÑOS ROTOS

Varios días leyendo, casi todo lo escrito sobre esta Madrugá de los lamentos, revisando la multitud de videos sobre los momentos del pán...