miércoles, 14 de mayo de 2014

La Macarena, enfadá



La buena nueva no es que la Macarena cumple 50 años de su Coronación Canónica; Ni que sale -como debe salir y merece su universal devoción- en Solemne y triunfal Procesión Extraordinaria a la Seo hispalense. La noticia es que la Macarena Sale el anunciado día 24 de Mayo, para trasladarse a la Catedral y estar de jubileo hasta el día 31, que volverá a ser trasladada a la Plaza de España para presidir el Pontifical de tan esperada efeméride y después (¡ay que calor, que calor!) dirigirse a la Universidad, recorrer los claustros de las distintas Facultades y descansar a modo de siesta en el Paraninfo, para finalmente -salir sobre las 18h- y pasearse por toda la ronda histórica de la ciudad en olor de multitud. Un recorrido que, con el mayor de los respetos, hacia sus hijos macarenos, me parece tan ostentoso como prolongado, que busca el lucimiento, de una bendita Imagen que no necesita más alardes que repartir Esperanza en un mundo tan lacerado por la crispación. La noticia pues, no era la celebración y el gozo de alcanzar un día tan esperado; ni ganar la indulgencia del año jubilar macareno; ni asistir a los actos y cultos organizados por la hermandad para tal fin; la noticia era que la Macarena iba a cobrar cinco euros por las sillas habilitadas en la Plaza de España para el público asistente al pontifical. Noticia que sin ser sometida al menor de los contrastes, hacía saltar las alarmas en las redes sociales, provocando un auténtico “tsumani” que hizo temblar los cimientos de la hermandad. La noticia eran las dimisiones; el comunicado disuasorio emitido por Palacio a ese respecto; el fuego cruzado de descalificaciones y la confusión y el malestar que nublaban una efeméride histórica, como si algo o alguien tratara de cobrar más protagonismo de quien es la Imagen por excelencia de la Devoción mariana de Sevilla y toda la cristiandad. Todo ello, sin conceder a la hermandad el aliento necesario para confirmar o desmentir oficialmente semejante aluvión de rumores. Parece que se hizo la calma, cuando la corporación emitió el correspondiente comunicado aclaratorio, pero el daño ya estaba hecho. La prudencia y el timbre señorial que siempre ha caracterizado a la hermandad de la Macarena, hacía aguas por todos lados, quedaba en entredicho, desde el mismo día que su junta de gobierno electa, celebraba con algo más que júbilo su victoria en las urnas. Los trapos sucios, lo que antes se discutía y lavaba en charlas de tabernas, trasciende ahora por la chabacana inmediatez de las redes sociales; las palabras puede que se las lleve el viento, pero lo escrito, escrito está y nos hace esclavos de nuestros propios comentarios. Vivimos en una sociedad que ha perdido parte de su dignidad por la ausencia de trabajo u ocupación; tenemos la lengua ligera y el pensamiento lento, las noticias vuelan a la velocidad de la luz, la luz de la pantalla de un móvil en manos de quien apunta, dispara y cuelga la foto para el titular inminente. En un país que acaba de asesinar en la calle a un cargo público por venganza y continúa mezclando “churros con meninas” en artículos de opinión que fomentan el odio y la destemplanza; los cofrades debemos permanecer inmerso en la humildad, cuidando mucho las formas y no imponiendo nunca nuestro criterio devocional, con demasiados alardes de ostentación y delirios. La Macarena es un canon de la medida, el estilo, el buen gusto y los sentimiento, que la Noticia gozosa del cincuenta aniversario de su Coronación; no sean; ni su salida romera, ni el prolongado y excesivo tiempo de procesión por las calles; ni los beneficios espirituales que genere dicho acontecimiento, puedan suscitar el más mínimo atisbo de negocio a costa de la caridad. Ténganse los medios de comunicación y sobre todo, los pseudo periodistas del papel morado que llenan las páginas de contenido cofrade, de publicar titulares como el de las “SEIS cuadrillas de costaleros -SEIS”, porque de lo contrario, el nombre Macarena, como el de San Esteban y otras hermandades, aparecerán en los buscadores como: “Venta de sillas a cinco euros” o el famoso vídeo del gamberro que propició un puñetazo a un señor mayor a la salida de...¡¡LAMENTABLE!!

Entrada destacada

naturaldesevilla: El Rey que perdió la cabeza

naturaldesevilla: El Rey que perdió la cabeza : Quizás fuera el Palacio del Conde Pumarejo, lugar idóneo para las citas clandestinas del rey...