Ir al contenido principal

Bolero de Otoño

De aquel verano, hace más de cuarenta años, todo un bolero, toda una vida. De aquel beso robado en la plazuela, de aquellas miradas distraídas que se buscaban bajo el aire denso que mecían las polvorientas hojas de los naranjos, fundiéndose en un beso; el primer beso del sabor ambrosía. Mujer-que sin tiempo de saborear los agridulces tiernos de la infancia- pisaba fuerte el garbo de una naturalidad inconcebible, desafiante, seductora, por los patios, pasillos y azoteas. Mocita exuberante vestida con el azul estampado de un cielo que le caía dulcemente por encima de las rodillas. Novia de los tormentos que llevan al éxtasis de la penumbra, donde los amantes se citan, en el principio sin fín de las caricias improvisadas; los temblores del tacto, buscando la seda insaciable que circunda los redondos perfectos pechos descubiertos de la primera vez. El amor imperioso, descabellado, como un potro sin doma que arrasa la yerbapunta de la vida; que tira por los borda los futuros proyectos, que no atiende a razones, más que al gozo de gozar juntos y a solas la plenitud del estado de gracia subconciente y hallado. Algo más que cuarenta años de aquel bolero que se podría cantar con las mejores letras compuestas para el amor y aún sigue sin ninguna canción en especial, que pueda resumir su vida. No hay luz, para incendiar sus sombras, ni sombras que alarguen la silueta de dos enamorados que combatieron tantas guerras ;que alcanzaron tantos cielos despejados y grises, tantas nubes amenazantes, tanta lluvia floral, tanto diluvio, sólos, mal acompañados, pero siempre juntos. Cumplieron con creces la profecía para lo bueno y para lo malo, en la salud y en la enfermedad, en la riqueza y en la pobreza, en el umbral y en la plena estancia. No faltaron a la cita de los demonios de la envidia;la tentación al ágape lujurioso de los aduladores que siempre acechan romper el amor por el flanco más débil; pero nunca descendieron a los infiernos de la infidelidad, ni bajaron al purgatorio del abandono, a pesar de los graves incendios que provocaron y las llamas que amenazaban su incierto futuro. En la recta final, ya saben todos, que el amor se relaja; que viste trasnochado el hábito estameña de la rutina; que se agota en el último esfuerzo de la flaqueza; que atiende más al cansancio de su propio desgaste físico; que a la química de buscar el reposo en los brazos del amante que sin ofrecer nada, espera. A la hora de exigir, el amor no responde, es uno mismo, el que tiene que acudir a urgencias, pedir auxilio con la cara de humildad en rebeldía del que siempre ha dado sin pedir nada a cambio. De aquel verano, hoy es otoño seco y melancólico de hace más de cuarenta años, las hojas están caídas, crujen de adioses, pero el tronco nunca está seco, tiene profundas raíces sembradas con la mezcla efervescente de dos culturas, dos mundos, universos divergentes que confluyen, aún sin querer, en la querencia de una misma cuadra. Tiene cuatro ramas frondosas, unidas e indeclinables y dos nuevos brotes verdes, que no entienden de diferencias irreconciliables, ni tenaces despechos. Creen en el Amor y apuestan por lo que Dios ha unido a pesar de esta insufrible crisis y el afán de separación que condiciona a los hombres.

Entradas populares de este blog

SAN CUCUFATO, ora pro nobis

Sepan vuesas mercedes, que les vengo a hablar de un Santo sin canonización ni onomástica. De un Santo, sin nicho ni ornacina; de un Beato sin altar ni retablo que obra descomunables maravillas a los cientos de miles de devotos que imprecan sus favores. Este es un Santo elevado a la gloria por méritos propios; proclamado bendito por unanimidad en el cónclave infalible del saber vulgar, tan honorable como el filosófico o el científico. Sepan vuesas mercedes, si no lo saben ya por bocas de sus venerables abuelas o por intercesión de sus hacendosas madres, sopena que sean por parentesco político, que este magnífico Santo obra verdaderas maravillas tanto como singulares prodigios y asombrosos milagros al frente de su sagrado magisterio, ocupando su cátedra doctoral, de abogado -honoris causa- de las personas, animales y cosas perdidas. Acepten de buen grado y manera incondicional, humildemente la Oración que en su Honor y gloria, les acerco y sirvánse rezarla con intención fementida, ya q…

A LOS CINES DE VERANO QUE TUVO SEVILLA

CINE DE VERANO
Ven conmigo al cine De sábanas blancas En noche fragante De aroma de albahaca… La salamanquesa Está en la pantalla Y un festín de luces Trenzado en guirnalda Enciende las cales De la pared mágica. Ponen “tres sargentos” Que importa la trama Si el duro de Martín Piter o Sinatra, Los Diez Mandamientos O Lawrence de Arabia.
Lo bueno es sentarse Mirando las sábanas Cabeza con hombro Frente a la pantalla Y de vez en cuando Si la emoción salta Perderse en el cielo De estrellas de plata Mientras sella un beso Una noche mágica.
...Sevilla tuvo hace años, ya lo decía el Trovador, bailes y café cantantes, el cine mudo la murga el LLorens y el Novedades, y en estos solemnes días de estrenadas vacaciones con suspensos o aprobados, nos abría las terrazas perfumadas de sus cines de Verano. Las blancas pantallas radiantes orladas por la línea de azul noche, las tapias encaladas cuajadas de jazmines, el albero del patio recien regado, las sillas de enea, las girnaldas de bombillas de colores, la vieja parra, el …

LA MADRUGÁ DE LOS SUEÑOS ROTOS

Varios días leyendo, casi todo lo escrito sobre esta Madrugá de los lamentos, revisando la multitud de videos sobre los momentos del pánico, en los puntos calientes donde se produjeron las estampidas -que al parecer y visto lo grabado- fueron más de atronadores ruidos que de nueces, rompiendo el tenebroso silencio de la noche. Varios días intentando digerir las declaraciones vertidas por las fuerzas y cuerpos de Seguridad, desde los informes de Emergencia, hasta las versiones de las distintas autoridades, sin poder quitarme de la cabeza, la rabia e indignación que me embarga ante el daño innecesario y cruel, sufrido por tantos paisanos de todas las edades -sobre todo los niños- que no olvidaremos, después de diecisiete años de rehabilitación, el nuevo trauma de esta madrugá.. No me cabe sacar otra conclusión que la del fracaso absoluto, tanto de los responsables de Organización -CGHH, como de las autoridades Municipales. Coincido con ciertas declaraciones vertidas, por algunos cronis…