lunes, 23 de febrero de 2015

"CUARESMADAS" II, EL VIA+CRUCIS



Había que tener mucha Humildad y Paciencia, para contemplarlo allá en la Iglesia de la Misericordia, cuando su Imagen menuda, descansaba entre los dos pasos de su cofradía, durmiendo el sueño de los justos. Te contaban los mayores que era el Cristo titular, el más noble y antiguo de la historia, que venía del convento de los Basilios e incluso acompañaba en procesión a la misma Hermandad de la Macarena. Había que tener mucha Humildad y Paciencia, para rendirle la merecida devoción que se transmitía de padres a hjos, celosamente conservada en el recuerdo de aquellas añejas fotos en la que lo veías, saliendo de Omnium Sanctorum, entre los tenderetes del mercado, en el mítico paso gótico, rodeado de los judíos feos o posando entre las naves del templo de Consolación. Había que tener mucha Humildad y Paciencia, para adorarle y darle gracias, siempre y en todo lugar, porque su Hermandad de la Sagrada Cena, tenía el convencimiento que le llegaría su hora de verlo de nuevo en la calle, para que el Sol de los Terceros, irradiara el espeluznante fragor de su lacerada espalda, para conmover a los fieles hermanos y devotos que nunca perdieron la Fe en su Humildad y Paciencia. Por eso, cada Domingo de Ramos, este Cristo menudo y ensimismado, que parece pasar de puntillas por el esplendor de la tarde, nos enseña, que la Humildad y Paciencia, son virtudes que pasan de boca a boca y en voz baja, de padres a hijos, de abuelos a nietos, en contestación a las preguntas incontestables que formulan los niños. Desde la reflexión, sin otra música que la de los vencejos que se columpian en el cielo del Domingo de Ramos, este Cristo esencial, nos imparte la lección del silencio, sin distraer la mirada, en otra cosa que no sea la Humildad y la Paciencia, divina y humana, que hay que tener en el momento trascendental previo al más grande de los sacrificios. A la caída de la tarde, cuando el dorado atardecer, nos acercaba, esos cielos ilustres de malva y violeta cuaresmales, donde los clarioscuros de Sevilla, se difunden con las salvas de incienso, lo vimos pasar camino de la S.I.C. para presidir el Vía+Crucis de las HH. No iba solo, a pesar de su aparente leyenda de gran desconocido, era el pequeño gigante de la Humildad y Paciencia, abriéndose paso entre el reguero de cirios sacramentales de todos sus hermanos y la masiva presencia de un pueblo que lo contemplaba absorto y oferente. Sevilla se prendó de su Humildad y Paciencia y le regaló un camino de vuelta por el más legendario y estético de sus barrios. La luz de la luna, lo devolvió de nuevo al sol de los Terceros, en la noche de un día inolvidable, cargado de Humildad y Paciencia, todo lo contrario de lo que nosotros somos, por eso, en definitiva, EL se queda para siempre, mientras que nosotros pasamos.





VIA+CRUCIS DE LAS HHyCC, Presidido por el Santísimo Cristo de la Humildad de Paciencia; Hdad. Sacramental de la Sagrada Cena. 2015

Entrada destacada

LA MADRUGÁ DE LOS SUEÑOS ROTOS

Varios días leyendo, casi todo lo escrito sobre esta Madrugá de los lamentos, revisando la multitud de videos sobre los momentos del pán...