miércoles, 8 de abril de 2015

CRONICA DE LA SEMANA SANTA 2015 -II- (De "sillitas; carritos y pasarratos")



Puede que la vida “no sea una semana”, pero los cofrades, seguimos soñándola como tal, cuando llega, por fuerte que sean las amenazas y vientos. El DOMINGO DE RAMOS, continúa siendo el día del estreno de la ilusión; del primer nazareno; del encuentro con la Luz en el templo donde la Luz se hace:El Salvador. Este año por circunstancias personales de índole económica, he vuelto a revivir la Semana Santa de mi juventud, a pié de calle. Confieso que para ello -los años no perdonan- recurrí a la “sillita plegable” para integrarme en la “carrera oficiosa” que sirve como tribuna de los pobres, por la zona de Placentines-Alemanes y Plaza del Triunfo-Postigo. Observé que la Semana Santa fuera de Carrera Oficial, es ciertamente intratable, anárquica, dejada de la mano de Dios y es que nuestra Fiesta se ha quedado chica, en lo que respecta al espacio; no cabe en los horarios e itinerarios tradicionales, es como a ese adulto que le han crecido los piés y sigue con los zapatos de niño que lo hacen intransitable. Denuncio la ocupación masiva de sillitas por el recorrido de vuelta de la Catedral, la obstrucción de los espacios reservados para el cruce de transeúntes, expresamente delimitado por las señales de recomendación dispuestas por el Ayuntamiento, al mismo tiempo que censuro los corrillos habilitados a discreción por familias enteras y grupo de jóvenes, pertrechados de todo tipo de productos alimentarios y “pasarratos”, que se hicieron fuertes en la zona que ocupaban y se negaban rotundamente a facilitar el paso del publico en general, al mismo tiempo que comprendo y aplaudo a las miles de personas -de todas las edades- que hicieron buen eso de dichas “sillitas”, colocándolas en las paredes, troncos de árboles y zonas libres y expeditas para no molestar, colaborando siempre y en todo lugar al paso y fluidez de bullas y cortejos -entre los que humildemente, me incluyo-. Pero insisto en la necesidad del buen uso responsable de estos asientos portátiles, porque viene siendo imposible, sobre todo para los niños y persona mayores, aguantar de pié el discurrir de los largos y pausados cortejos nazarenos. Lo ideal sería que todas las cofradías, ofrecieran la facilidad de ver cortejos ejemplares, como el de la Hdad. De la Sgda. Cena, tres pasos, repartidos entre poco más de 600 nazarenos, soportable y cómoda de ver por su exquisitez, tal como es el caso de la Cofradía de Jesús Despojado, aunque esta última, en el Postigo, se relaje y guste, en perjuicio de su cuerpo de nazarenos. No es este el caso de las restantes hdes del DOMINGO DE RAMOS, cuyos nutridos cuerpos de nazarenos, hacen insufrible la espera de su discurrir por Alemanes, una seguida de la otra: Hiniesta y San Roque, con más de mil nazarenos respectivamente. Los sevillanos siempre hemos sabido manejarnos por entre la bulla, cultura que adquirimos desde niño, pero hay que tener en cuenta que la bulla de estos tiempos globalizados, no es la misma de los años de las postales “escudo de oro”, donde el respeto y la educación se abrían paso por si sólo. A día de hoy, uno se puede bandear a duras penas por la bulla a fuerza de repetir -hasta la saciedad- la cantinela de “por favor, me permite”, hasta que se estrella con el impresentable de turno, que le perdona la vida, si le da paso, cuando no le propicia un empujón o le salpica con uno de sus conocidos exabruptos. El respeto, o mejor dicho la falta de respeto se traslada a los cortejos, cuyos sufridos nazarenos, son continuamente desplazados, para pasar, sin ningún escrúpulo, por entre sus filas, falta de respeto que se hace patente con la llegada de los pasos, donde la gente se arremolina a su alrededor, importándole un bledo, quien o quienes estén delante o detrás, por el ansia de realizar un primer plano con su móvil de alta gama o provocar una improvisada “rueda de prensa” delante de los pasos, con profusión de micros, zancos, cámaras reflex o los selfis de moda. En este orden de cosas, también son víctimas los músicos que cierran los cortejos, continuamente zarandeados en sus filas con el consiguiente perjuicio que se crea, poniendo en jaque la interpretación de las partituras. Incalificable gente, que no tiene la más mínima delicadeza de esperar unos minutos a que pase la Banda de música, rompiendo una bulla impaciente por moverse, caiga quien caiga. Hablamos también de los retrasos, inherentes a un día cogido con alfileres como es el DOMINGO DE RAMOS, y no tenemos más remedio que mirar para la Hdad. De la Hiniesta, a la que accidentalmente se le fue el varal maestro derecho, pero también lo hacemos con los mejores ojos, para homenajear el ejemplar comportamiento de su Hermano Mayor, el cual sin quitarse la túnica, acompañó al costalero prioste que se afanó en reparar el incidente y terminó a punto de perder un dedo; el Hermano Mayor de la Hiniesta, no sólo acompañó a su hermano, sino que permaneció junto a él en urgencias, todo el tiempo que duró la cura y hasta que recibió el alta el accidentado costalero, regresando a presidir su Cofradía, cuando ésta discurría por la Encarnación, detalle que le honra y es causa de admiración para toda la Sevilla cofrade. Por lo demás, entre bullas y empujones en el día internacional de los “carritos de bebé” que no lesionan más tobillos, porque no ensayan, como los costaleros...reseñar la luz del Palio de la Paz, por la Puerta de Jerez, procedente del Parque; la nebulosa de incienso que envolvía a Jesús Despojado por la Magdalena; el empaque y señorío andando de frente de la Hdad de San Roque con los brillos cobalto del cielo de Sevilla. La perfección eterna del discurrir de la Amargura y el Amor crucificado, llevándose todo los retrasos en el encanto de la noche y esa Estrella de nácar, que terminó con mis fuerzas de flaqueza, en un intento desesperado por esperarla...¿es preciso, Estrella que tus capataces, se adornen tanto, derrochen cada año, tanto alarde de llamadas y correcciones cansinas...¡ay Manuel Vizcaya y Manolito Luna!...si aquí quien manda es Ella, la Estrella de la mañana...continuará

Entrada destacada

LA MADRUGÁ DE LOS SUEÑOS ROTOS

Varios días leyendo, casi todo lo escrito sobre esta Madrugá de los lamentos, revisando la multitud de videos sobre los momentos del pán...