lunes, 6 de julio de 2015

"Sobra el Griego"

¿Quien es ese hombre?...Con look de artista de película de James Boond y andares de modelo. Que se coló en la Europa de los fantásticos sin corbata. Que lo primero que dijo, cuando se reunió con los gerifaltes del BCE y el FMI (Drácula y la mujer Vampira), fue que NO estaba dispuesto a colaborar con las condiciones impuestas para el tercer rescate de su país. Y así sucesivamente- luciendo, chupa de cuero y vestimenta más propia de un presentador de moda- fue trasladando las intenciones financieras del gobierno que representaba, a sus egregios colegas; de la Gran Bretaña, Francia, Alemania del 4º Reinch y España (que es la mejor), sin dejar su moto de gran cilindrada, casco incluido y sin guarda espaldas. Ese hombre que llamaba la atención por su radical elegancia o viceversa y recordaba a los antiguos héroes griegos en su odisea por Bruselas, mostrando sus desacuerdos con los acuerdos, porque no estaba dispuesto a humillar y por eso caía tan mal, siendo tan admirado como vilipendiado por su frescura y osadía. Ese hombre es Yanis Varoufaquis, ex-ministro de Finanzas de la magna Grecia, que representaba el cambio íntegro de actitud de un viejo pueblo que ha dicho ¡BASTA YA!de recortes imposibles y medidas antisociales, impuestas por la Troika. ¡Que hay que pagar la deuda, por supuesto, que hay que pagarla!..."si no nos negamos a pagar"...pero es que el griego Varoufaquis, ponía sobre la mesa acharolada de los poderosos, sus verdaderas armas de lucha, que no eran ni el orgullo de pertenecer a los países de la zona euro, ni su privilegio como ministro y catedrático de finanzas, para adherirse al sistema neoliberal, que aprieta la soga por el lado más endeble, por las capas más débiles de la sociedad, es decir por los trabajadores en precario y los pensionistas abrumados por los impuestos. “Los que están muertos, no pueden pagar a sus acreedores”...tiene que haber otra fórmula. Los recortes, para los que puedan permitírselo; para los que cobran cantidades astronómicas por su protagonismo de arreglar el mundo; comiencen por dar ejemplo sus señorías europeas, que cobráis por reunión, comparecencia, rueda de prensa, dietas, kilometrajes, estancias y banquetes, lo que soñarían cobrar en todo un año, aquellos que están pagando las consecuencias de tanto rescate nefasto. Porque en definitiva ¿a quien habéis rescatado?...¿no es más cierto, que ha sido a la Banca, disfrazada de pública, cuyos beneficios revierten en inflar la misma deuda -pero con más intereses- que luego volvéis a inyectar a los bancos, para que no pierdan la liquidez para pagaros a vosotros mismos?, mientras que el pueblo o la nación rescatada, paga el pato, con más y más recortes en sus mermados salarios; cuando no en sus mejoras sociales, con la consabida rebaja en infraestructuras, obras, servicios, pensiones y prestaciones. Ese hombre, sobraba en la poderosa cumbre de Bruselas, Yanis Varoufaquis, resultaba molesto ante tanta Pompa y Boato, llevaba en sus maletas y porta folios, el sentir demacrado de su pueblo Griego, la Tragedia sagrada de sus ciudadanos -la polis- estragada y demolida, rozando la ruina y no estaba dispuesto a humillar. Volvió de Bruselas, defraudado e impotente, portando con orgullo -según sus palabras- el odio de los acreedores. La magna Grecia, haciendo una vez más historia, lo acogió como a un héroe de su Ilíada y él, arropado por todos sus compatriotas ,bajo la misma bandera, dimitió, sin importarle lo más mínimo los privilegios de su cargo. Sea cual sea el curso que tome ,en los próximos días, los acontecimientos que ha protagonizado colectivamente el pueblo heleno, legítimamente representado por Varoufaquis, aunque todo diera la impresión que sigue igual, ya nada será lo mismo.

Entrada destacada

LA MADRUGÁ DE LOS SUEÑOS ROTOS

Varios días leyendo, casi todo lo escrito sobre esta Madrugá de los lamentos, revisando la multitud de videos sobre los momentos del pán...