miércoles, 16 de diciembre de 2015

¡¡POR FIN ES VIERNES!!




Lo celebran los oficinistas; los funcionarios; los colegios públicos; los institutos; los profesores y catedráticos, los estudiantes...¿alguien más, por ahí?...ah sí, vendedores, viajantes, representantes, los pensionistas, los jubilados...los que cada tres o cuatro semanas, cogen el finde...y por supuesto: ¡los parados de larga duración!
Cuando se celebra ese ¡¡por fín es viernes!, reservado para los oficinistas del maletín, que salen en las viñetas del TBO, es obvio que no se piensa en el personal de hostelería, los restauradores, camareros, pinches, cocineros, personal de limpieza y empleados de servicio, que hacen del “fin de semana” la jornada más agotadora e intensa de trabajo. Los Puestos de trabajo que ofrece, la “España de los 4 grandes”, además de estar en su mayoría amparados por contratos “basura” desde una hora de duración, hasta las más “rockambolescas” fórmulas asistidas por la legislación para favorecer a los empresarios, tienen un denominador común; la jornada laboral centrada en los “fines de semana”, para dar servicio a la gran demanda de propuestas de ocio que ofrecen las grandes ciudades durante las fiestas que antiguamente llamaban de guardar, incluido ese “sábado-sabadete”- que tanto esfuerzo y luchas obreras, costó en España, incorporar, o mejor dicho, reducir de la jornada de trabajo, en los reivindicativos años´70. La juventud de nuestro tiempo, inventora de la “botellona” y la marcha, de los coches discotecas y las grandes concentraciones en los jardines de las delicias y otras zonas difíciles de cruzar; esa juventud que estudia y trabaja, pero que también ni estudia ni trabaja y depende del poco más de los 10 o 20€ semanales que repescan de sus padres y abuelos, la misma juventud que representa el 60% de paro en España y lo que te rondaré “morena” que no figura en las listas del paro, por ni siquiera estar inscritos, se tiene que conformar, si desea establecer un proyecto de “futuro”, basado en la independencia de sus padres o en la suya propia, se tiene que conformar -como escribo- en recurrir a esos puestos de trabajo precario, que ofrecen las franquicias de los “burger; pizas; fritangas; cervecerías del cubo; papelones; y cafés de los vireyes” con el plus adicional de privarlos de esos días de la concentración generacional por excelencia: sábados, domingos y festivos, en el que se convertirán -detrás de un mostrador- no solo en la envidia de los que están en la cola del paro, sino más bien en la risión e ironía, del resto de sus colegas que disfrutan de mejores circunstancia, al mismo tiempo que rechinan los dientes de rabia e indignación. Todo indica, que no estamos en condiciones de protestar o quejarnos, habida cuenta que el principal problema de esta España de los 4 ¿?, radica en el desempleo, y la mayoría celebra el acceder a un puesto de trabajo, como una verdadera cuestión de necesidad. Pero no es justo, porque en la realidad, todos sabemos, que se está castigando esta necesidad, con contratos abusivos, amparados por la ley del ancho del embudo; que se está obligando a trabajar el doble de la jornada establecida con esos contratos a la carta; que se está pagando menos de lo justo y establecido, con el agravante de ingresar el salario cada 40 o 45 días trabajados y que por consiguiente, no se está compensando debidamente el descanso semanal a que tiene derecho un trabajador, si se tiene en cuenta que un sábado, domingo o fiesta de guardar, es comparable con cualquier día del resto de la semana. A todo esto, moral y psicológicamente, la injusticia social, supera los medios y en el ánimo general, nadie se atreve a pensar, el agobio mental de un JOVEN, condenado por las circunstancias a trabajar, cuando todo el mundo se divierte, pasea y disfruta del ambiente espectacular y festivo, de estas fiestas Navideñas...pero...para algunos, -muchos privilegiados- aunque no tengan culpa: ¡¡¡POR FÍN ES VIERNES!!!

Entrada destacada

LA MADRUGÁ DE LOS SUEÑOS ROTOS

Varios días leyendo, casi todo lo escrito sobre esta Madrugá de los lamentos, revisando la multitud de videos sobre los momentos del pán...