jueves, 30 de junio de 2016

"A quien le importa"...

    


Pero hay a quien le importa lo que tu digas, lo que hagas, el modo de actuar, las formas, el decoro, el pudor...en una palabra, el respeto que has de guardar, para reivindicarlo públicamente, cuando los derechos humanos: la ética, estética y la moral social, se vean amenazadas por la falta de libertad. No puedes, no debes, acusar de homofogo al clero, cuando eres tu, quien sodomiza los hábitos religiosos, profanando en público el respeto que se le debe a las órdenes religiosas. La Cruz, es el símbolo de los cristianos, el sagrado leño donde padeció y murió nuestro Señor Jesucristo para redimirnos, -si, para redimirnos a todos sin distinción de credos, razas, color o sexo- aunque tu no lo creas, sin discusión de género. Sobre esa Cruz, los cristianos con sus pastores al frente de su iglesia, hemos jurado, tantas veces como a lo largo de la historia, nos hemos equivocado, como humanos que somos, pidiendo perdón públicamente por los abusos de todo género, que ha cometido el magisterio apostólico. El actual Pontífice a quien tu, admiras tanto, ha apelado en repetidas ocasiones al Amor, el perdón y la misericordia, como máximas de un Dios cercano, que nos ama a cada uno, personal y colectivamente y que no desprecia a nadie que apele a este amor redentor, por cuestiones de credos, raza, color e inclinación sexual. No puedes, no debes, demonizar, la señal de esa Cruz salvadora, que es el alfa y el omega, los cuatro puntos cardinales de nuestra Fe, para llenarla de babas, mojarla en alcohol o someterla a toda clase de oprobio por tus carnes desnudas y fetiches de cuero. Tu derecho, no lo discute nadie, tu libertad, deja mucho que desear, encadenada al culto de tu cuerpo, entregada a la provocación más transgresora. El orgullo, no se exhibe brindando al sol con la lujuria y el desenfreno. El orgullo, que en definitiva es abono para la soberbia, queda en entredicho, ridiculizado, cuando se aprovecha para desacreditar, las costumbres, creencias y tradiciones de aquellos a los que tachais de rancios, fachas, intolerantes y homófogos. Ya que sois tan libres, como para no tapar vuestras verguenzas; ya que sois tan progresistas y tolerantes, como para ahogar en alcohol, vuestras miserias; ya que estais tan seguros y encantados con vuestros cinco días de Fiestas, ya que gente de todo el mundo acude a la colorida cita de la Plaza y la resentida sociedad de consumo se nutre de tan arrollador ambiente, para crecer en riqueza y creación de empleo...Respetad, desde la altura espectacular de vuestras florecidas carrozas, a los que deseamos estar orgullosos de la educación de nuestros menores; no porque vuestro ejemplo de entender la vida sea incoherente,-que lo es- sino por lo exagerada y extravagante manera de predicar vuestra cultura; cultura al fín que aborrece y repudia a los que creemos que el amor y el sexo libre, no tiene nada que ver con la exhibición del verdadero amor. Que para expresar públicamente la inclinación, no hace falta caer en la grosería de enseñar el culo por la calle, ni para injuriar, ni maldecir a la Iglesia católica -perseguida siempre por todos los confines del mundo- hace falta blasfemar y profanar, los símbolos y hábitos tan sagrados para los creyentes. Haced el favor de lucir y tender vuestro Arcoiris, -que por cierto fue la señal de la reconciliación y la alianza que estableció Dios con todos los hombres- pero hacerlo, sabiamente, sin necesidad de tener que esconderos bajo esa bandera, para tapar las verguenzas y miserias de una sociedad cada vez más aplastada por el príncipe del mundo. 

Madre, Padre, hijo, nieto, hermano:  no te preocupes, -bien mío- yo te voy a querer de todas maneras.

Entrada destacada

LA MADRUGÁ DE LOS SUEÑOS ROTOS

Varios días leyendo, casi todo lo escrito sobre esta Madrugá de los lamentos, revisando la multitud de videos sobre los momentos del pán...