martes, 5 de julio de 2016

Dejad que los Niños




Desde que tengo uso de razón, hace más de cincuenta años, estoy viendo niños famélicos; negros, chinos indios, modelados en aquellas huchas del DOMUND, que repartían en los colegios de los años 60 del siglo pasado, para sufragar la labor apostólica y misionera de la Iglesia. Aún sigo viendo los mismos rostros de la miseria infantil, de la desnutrición, de los pechos secos y flácidos que miran al vacío de las pantallas o ilustran fotos impresionantes dignas del “pulicher”. Ni el esfuerzo continuado de la Organización Mundial de la Salud; ni el trabajo encomiable de la UNESCO; ni la presencia constante de CRUZ ROJA; Aldeas infantiles, UNICEF, Medicos sin Fronteras; Mensajeros de la Paz; Misioneres, Cooperantes, Voluntarios; y/o innumerables presencia de ONGs, ha logrado, poco más que atender puntualmente el incesante caudal de necesidades y precariedad permanente, que padecen los niños del hambre crónica, instalada en el llamado tercer mundo. Los niños, que tuvieron la desgracia de nacer donde la familia era semejante a la camada de cualquier manada de animales, continuan deambulando por los lodazales de poblados y aldeas, con la pena ancha retratada en sus ojos famélicos y los labios cuarteados, comidos por las moscas, apenas sosteniendo un esqueleto escuálido que pronuncia la hinchazón de sus vientres inflado por los gases. Esos niños, ya no son patrimonio exclusivo del cuerno de Africa, sino que se reparten por todas las latitudes, donde impera la miseria, fruto de la injusticia social, víctimas de las políticas imperialistas y del fanatismo de una religión que los inicia en el horror del manejo de armas y la lucha fundamentalista que promueve el odio, la tristeza adolescente, la impiedad y la indolencia ante la muerte, como máximo objetivo de una liberación irracional y demoníaca. La extrema gravedad de la situación que viven estos niños, escapa a nuestra conciencia, se hace un mal rutinario, cotidiano, al que vamos acostumbrándonos, en el día a día, al contemplar, los innumerables casos de denuncia que observamos indolentes, a través de los medios de comunicación y constantes llamadas a la ayuda solidaria y colaboración, con las distintas organizaciones involucradas en erradicar la pobreza infantil. En nuestra sociedad occidental, donde nuestros niños parece que lo tienen todo, que disfrutan, hasta la saciedad de una comida sobrante, que termina allá donde otros rebuscan alimentos, contemplamos ya este mal, que nos sacude el corazón, a la sobremesa, pero que termina haciéndonos indiferentes, ante las imágenes del terror infantil, que se cuela en nuestros hogares. Estos niños mártires de Bangladés; Santos inocentes de la barbarie perpetrada por lobos solitarios que se ciñen el cinturón de explosivos para inmolarse en el nombre de un Dios grande, en cualquier termiinal; estos niños huérfanos del amor Trinitario, para los que no hay respuestas que justifique su presencia en este mundo, más que aquellas palabras que bendiciéndolos sobre sus rodillas, aseguraba, que nadie que no fuera como estos niños, entraría en el Reino de la justica, de la Verdad, de la Paz y el Amor, Pues por estos niños, nos estremecemos los hombres salvados por la esperanza del Apostol San Pabro. Los hombres que sentimos en nuestras carnes el dolor y la condolencia que permite la misericordia divina. ¡Dios mío, haz que nunca seamos indiferente! Ante tan execrable contabilidad de víctimas del terrorismo fanático, cuyo parte diario tanto nos aflige. Un niño es de las pocas alegría que nos permite seguir creyendo en este mundo herido por el pecado. Un niño es la mirada agradecida de la fe, de todo la confianza que ponemos en aquel que todo lo puede. Un niño, nos puede llevar a la perfección por la caridad, ya que su inocencia, responde siempre al buen ejemplo, al único sentido del amor que da más de lo que recibe. ¡Dios mío, haz que nunca seamos indiferentes! Ante el crecimiento de la pobreza infantil, que preconiza “Caritas”en sus preocupantes informes. Porque también aquí, en nuestro primer mundo, en el privilegiado mundo de los paises que presumen de riqueza social y estabilidad política y económica, los niños siguen sufriendo, la falta de alimentos esenciales para su crecimiento. Los niños siguen sufriendo con los errores de unas familias desestructuradas; separadas, incomunicadas, que propician el chantaje y la extorsión de unos padres que compiten entre sí en beneficio de la mala educación de los menores. Niños que padecen en silencio, la violencia de género; el maltrato físico, la violación por parte de sus propios padres, madres, madrastas y padrastos. Niños malcriados en la indiferencia, en la comparación odiosa, con respecto a sus padres y hermanos, en la cerrazón , en la desconfianza, en la inferioridad, el miedo, la insatisfacción y el desprecio. Si el amor, no lo remedia -esa es nuestra fe como creyentes y hombres que buscamos la verdad- el hambre infantil y la sed de justicia que se extiende como una plaga devoradora; los que padecen persecución por razones de sexo, raza, color o credo, continuarán -continuaremos- siendo víctimas de estos brutales atentados, que por otro lado, no responden a ninguna seña de identidad, ideal o doctrina, ya que ningún Dios -por trascendente que sea- tiene entre sus planes, la llamada a una guerra tan profanamente santa, que promete alcanzar tan disparatadamente el paraiso.

Entrada destacada

LA MADRUGÁ DE LOS SUEÑOS ROTOS

Varios días leyendo, casi todo lo escrito sobre esta Madrugá de los lamentos, revisando la multitud de videos sobre los momentos del pán...