lunes, 15 de agosto de 2016

La radio de la Virgen

     
http://www.radiomaria.es/Default.aspx

Enganchados a RADIO MARIA , quien lo dijera: Uno que pensaba, que esto eran cosas de beatas pías (a Dios rogando y con el mazo dando) -que también- Pero no, por lo visto y escuchado, no es así,  ni nada hay más contrario a la realidad. Porque RADIO MARIA, la Radio de la Virgen, nos tiene enganchados, por otros y muy distintos derroteros. Hoy día, si hay una Radio que va contracorriente, esa es la Radio de la Virgen. Ya su simple nombre y dedicatoria, supone un desafío: ¡Radio María: la radio de la Virgen!; María la Virgen, acepción que ya resulta contracorriente en una sociedad que se rinde ante el individualismo. Una emisora cuyo principal lema, es el encuentro con DIOS y la Virgen Santísima, ya rechina...ya establece rechazo, ya suscita desconfianza, en un mundo que adolece de acusado sincretismo. ¿Una radio que reza?...sí que reza de católica y apostólica, de romana y ecuménica, de cristiana en todo su esplendor y además, reza el santo rosario, dos veces al dia y emite la eucaristía a diario, eso causa -si no, controversia- bastante desazón. Sobre todo en las corrientes neoliberales o de acusado carácter aconfesional. La Radio de la Virgen, no tiene "esponsores" publicitarios; solo anuncia la Palabra de Dios solo pide la ayuda de sus fieles, la donación de los esperanzados; la limosna de los creyentes, para no ser devorada por los tiburones que se reparten el pastel reservado a las grandes multinacionales que manejan los hilos de los medios de comunicación convencionales. A todos los escépticos, a los amigos del "por favor, yo no gracias" le invito a que a que sintonicen el dial: 96.2 de FM , escúchenla de fondo, como el que oye llover...no prejuzguen, sonrían irónicamente...la luz, que tiene una velocidad de 3600 km/seg., quizás tarde un poco más en encenderse, pero es la luz que ilumina: "una luz en tu vida". Les irá sonando, aquella oración maternal, que ahora, al escucharla, intentan recomponer. Prestarán su atención, aunque parezca que no están atentos- Les suena la palabra Padre, madre, eterno, Hijo, hermano, amigo, nuestro, cielo, tierra, santo, ley, sagradas escrituras, antiguo testamento, salve, credo, evangelio, angelus, -misericordia que se repite constantemente-, perdón y ese indefinible vocablo que todo el mundo repite a su albedrío: AMOR. Suavemente, sin estridencias, con el idioma universal de fondo, la música, les irá sonando. El encuentro, la acogida, no tardarán, porque ustedes, como yo, están buscando esa pincelada de expresión que les conforte. De momento, empezarán ordenando, esa habitación amontonada de trastos inútiles, que guardan en el desván del alma. Buscan algo, algo más -no lo saben- pero lo que sea, ya han comenzado a encontrarlo; porque el que busca, haya. El que llama, se le abre; el que pide, se le da. Hay "un Dios de cada día"; un ser necesario que trasciende, que sale de tu boca, mecánicamente, invocado por costumbre y tradición al encontrarte en alguna necesidad, tentación o peligro. Ese ¡Dios mío! ¡Madre del Amor hermoso!, exclamación o llamada de socorro para los casos de extrema urgencia. Dime si no es verdad, que tienes a Dios presente, tomando su nombre en vano, para imponer tu razón o perder la razón, por medio de la blasfemia. Sabes que el mundo no marcha bien, que en el camino del consumo, el progreso y el bienestar, hemos dejado atrás valores que no tienen precio, para ir amasando productos materiales que promueven un culto al cuerpo, una competición vertiginosa por cuidar la imagen, el ego, las apariencias, el aspecto exterior. Compramos con dinero una felicidad efímera, expuesta en los escaparates a cualquier precio, aunque para ello tengamos que prostituirnos o perder los escrúpulos. No eres feo, eres pobre -así vende el príncipe del mundo, en su fábrica de humo. No necesitas otro Dios, que tu mismo, otra fe, que la confianza en ti mismo; otros sacramentos que no sean los que satisfagan plenamente tu cuerpo, a través del deseo, el placer y la concupiscencia. Para todo lo demás, "master card". Es hora de que te presente, sin compromiso, la Radio de la Virgen, porque estás cansado, agobiado, desesperanzado de esta farsa materialista que conduce al vacío, cuando te desmaquillas por las noches. Hora de que te invite, sin obligación alguna a escuchar las pinceladas de la Hermana Carmen, todo un dechado de catequesis adulta, ilustrada, sabia al mismo tiempo que sencilla, magistral en sus profundos argumentos, filosóficos y teológicos, bajo el prisma siempre de la nueva evangelización. Mirad que el efecto que produce el respeto a la libertad de opinión, nos fundamenta en la Fe, nos hace confiar en que hay esperanza, siempre la esperanza por la que somos salvos, según el apóstol San Pablo. Hay una voz, que es un grito de esperanza, delante del  micrófono. Esa voz no tiene más edad que la de hoy día, es una voz, cualificada, experta, consagrada, dispuesta a servirte de ayuda: ante la "vida como es", responde el don del consejo, para ayudar a las  parejas en su relación de convivencia. Cuando el matrimonio tiene fecha de caducidad, como sacramento para toda la vida, hay una voz, que clama en el desierto, para articular las claves del proceso de formación para el amor, el verdadero amor que Dios ha unido, para que no lo separe el hombre. Al otro lado del micrófono, en cada casa donde se halle una persona sola, angustiada, deprimida, enferma, prisionera del pasado tenebroso, llegará el aliento que nos une a todos en un mismo fín: levantarnos, animarnos, caminar juntos. Así se establece la relación amorosa, que perteneciendo a un mismo Dios, no conoce más credo que amar, para ser amado. Esto lo cumple a rajatabla, la radio de la Virgen; en su amplia parrilla de programas -día, noche y madrugada- llegará el mensaje directo al corazón; la reflexión aleatoria que hará diana en el diverso estado de ánimo que atravieses. La voz de los sin voz; el pozo de Sicar; el compendio del catecismo, la hora santa; el Dios de cada día, para que tengas vida, que en esta vida no es poco, consolar con la palabra: "escucha y consuelo",  agradar con el conocimiento; enseñar al que no sabe y además se muestra dócil para aprender. No hay nada más nuevo, más revolucionario, más contracorriente, que volver a tu raíces, a esa casa donde sembraron tu semilla olvidada, la semilla del espíritu que levanta los ojos y recuerda, para rescatar del estadio polvoriento de tu memoria, aquellas oraciones que suenan a campanas de Angelus. Unirse progresivamente a la comunión de los santos y como dice por allí un buen sacerdote: "porque es bueno, estar juntos, que Dios nos bendiga a todos"... enganchados o no a Radio María....escucha tu corazón.  

Entrada destacada

LA MADRUGÁ DE LOS SUEÑOS ROTOS

Varios días leyendo, casi todo lo escrito sobre esta Madrugá de los lamentos, revisando la multitud de videos sobre los momentos del pán...