Seguidores

miércoles, 24 de abril de 2019

LOS GOZOS Y LAS SOMBRAS



CRONICA DE LA SEMANA SANTA 2019
De lo poco que vi a pie de calle
lo mucho que escuché y seguí por Radio y televisión,
los comentarios, ciriazos y sahumerios, entrevistas, retransmisiones, etc. etc.






LO MEJOR:
-Las Cofradías que salieron, su ética y estética, razón de ser y sustancia de la Semana Santa de Sevilla.
-El andar de los pasos en general, menos coreografías y más sobre los piés. 
-El Esplendor de un Domingo de Ramos de `libro y el espectacular transitar de la Hdad. de la Paz, por el Parque, dentro de un ambiente de fiesta, luz, esplendor, júbilo infantil y globos de colores.
-El clasicismo y belleza de los pasos de la Hermandad de San Roque; la impronta y el delirio de la Hiniesta por su barrio; la plenitud de la esperada Estrella; y el reencuentro con la eterna perfección de los pasos de la Amargura y el Amor, bajo el sueño razonable de contemplar el prodigioso palio de la Virgen del Socorro a la luz del día.
-Lunes Santo, para enmarcar, donde el Señor Cautivo del Tiro de línea se erigió por inmensa mayoría popular en dueño y Señor de la devoción de los barrios, a los sones de la A.M. Pasión de Linares, que a mi juicio, rayó la excelencia en conjunción y armonía.
-El Martes Santo rendido a la evidencia de los planes impuestos por el CGHHCC, recapitulación de los Hermanos Mayores del día, con las reservas del cruce de Puerta Jerez, totalmente blindada, para que las Cofradías de los Estudiantes y el Cerro no sufrieran los parones anunciados, ante la desorientación del respetable público apostado en unas vallas que provocaron el caos de la evacuación.
-La acertada decisión de la Hermandad del Cristo de Burgos y Los Panaderos, el Miercoles Santo de la llovizna persistente.
-Después de la Tormenta, con aparato y granizo, la calma providencial con las portentosas salidas de la Hermandad de la Quinta Angustia, el Valle y Pasión, que inundaron la tarde Noche del Jueves Santo, de esencia cofradiera con la exposición en las calles de las obras cumbres del barroco procesional, representadas en las imágenes del Cristo del Descendimiento; Coronación de Espinas; Jesús Nazareno; Señor de Pasión y el llanto sobrecogedor de la Virgen del Valle, envueltos en una luz cenital propia de la mejor pintura costumbrista.
-Una Madrugá de ensueño, víctima y producto del miedo, la seguridad y aquellos que tienen reservada su plaza de CO, junto con el escaso público que sale a ver las Cofradías más señeras y se comporta como verdadero respetable del disfrute y la Pasión. Mañana del Viernes Santo apoteósica, para las Esperanzas y Los Gitanos. El Señor de la Salud con su túnica decimonónica, brilló más majestuoso e imponente si cabe. El Palio de las Angustias, sigue cautivando con sus clásicos andares y perfección técnica.
-Tarde del Viernes Santo insólita, en la que aplaudimos las sucesivas decisiones que fueron tomando las distintas Juntas de Gobierno de las Hdes del día, conforme a la inclemencia del tiempo que reinaba.
-Sábado Santo; Afortunadamente pudimos disfrutar del encanto y la Liturgia Servita, con dos pasos, cuya belleza y armonía serenan el alma, bajo un cielo roto por los cúmulos de nubes tenebrosas, propias del misterio que representa tan admirable Cofradía. Los tres pasos de la Hdad. de la Trinidad, llenaron todo lo largo y  ancho de la amorfa calle Imagen, ante la abarrotada "tribuna de los pobres" de las setas. Las marchas de las supuestas dos mejores Bandas de Sevilla (Cigarreras y Tres Caídas de Triana) hicieron las delicias del público, aunque sus sones se solapaban a lo largo de la avenida. La Esperanza de la Trinidad bajo el soberbio palio que la cobija, brilló, aun más Bella, que el tímido sol de la tarde, en olor de multitud y excelente ambiente para todos los públicos.
 He aquí lo mejor, bajo el punto de vista limitado y si quieren arbitrario del que suscribe, que contrastará sin duda, con todo lo mejor que tuvieron la oportunidad de contemplar, desde los distintos y variados sitios que ocuparon los cofrades de Sevilla que se echaron a la calle un año más.

LO PEOR
-Muchas sillas vacías en CO y las cuestas calladas para los sevillanos.
-El cambio del Tiempo, de un Martes Santo con más de 30º a un Miércoles, Jueves y Viernes, de lloviznas, tormentas y chaparrones a discreción.
-El Sacrificio inmundo de los cuerpos de nazarenos; La Paz con 2.400; La Hiniesta; la Estrella; Tiro de Linea; San Gonzalo; San Bernardo; la Macarena; Esperanza de Triana; Los Gitanos...la pregunta del millón que aún sigue sin respuesta: ¿Salen los nazarenos para entrar en CO o desde que salen de sus Templos, en manifestación, de cuatro en cuatro, con los cirios de bastón y sin encender...es esa la razón y el carácter que ha de imprimir una Estación de Penitencia?...

Visto lo visto que se viene sucediendo y acentuando cada año, el sacrifio del cuerpo de Nazarenos, no parece estar en función de realizar Estación de Penitencia a la S.M.I.C., más bien, parece ser que va en beneficio de que sus pasos, se luzcan en los aprox. 10 minutos que emplean para entrar en Campana. De acuerdo que para el el Sr. D. Francisco Vélez, Presidente del CGHHCC, haya sido una Semana Santa Perfecta, que no le haya importado, ni el retraso del Domingo de Ramos, ni el espectáculo lamentable de las cofradías del Baratillo, y las Siete Palabras, mecidas bajo la lluvia, ni el descarado atasco de la Hdad de la Macarena y Esperanza de Triana, en detrimento histórico de la Hdad. de los Gitanos, ya demasiado tiene el Sr. Velez, con dar la cara, esa misma cara que a muchos se nos cae de verguenza, cuando confirmamos que el Domingo de Ramos, no cabe en el formato que se viene empleando, desde hace un siglo; que la Madrugá tampoco cabe en ese formato, mientras las cofradías de cola, no se solidaricen con las de capa y formen sus nazarenos de tres en tres o de cuatro en cuatro. Si, me estoy refiriendo al Silencio y el Gran Poder, hermandades que ya lo hacen con sus penitentes, como las del Amor y los Estudiantes. Pero claro, mientras la "pasarela Campana, desde el Palquillo, calle del Centro y curva de Sierpes, sea el principal objetivo de la Estación de Penitencia de determinadas Hermandades, el cuerpo de Nazarenos (la principal fuente de ingresos de una Cofradía), será el inmolado, porque la Carrera Oficial, es intocable y para dicho tema, estamos todavía en el siglo XX. Aunque las necesidades de las Hdes, abocadas a números clausus y la demografía de la ciudad, indiquen lo contrario.

-El Sitio y horario de la Hdad. de San Esteban, la cantidad de Diputados, auxiliares, celadores y personal con traje de calle, pendiente de todo y sin enterarse de nada (yo me explico)

-La presiones de los locutores y reporteros de las distintas cadenas que retransmitían la Semana Santa, empujando a determinadas Cofradías a salir a la calle, solo, porque el cielo que observaban a su derecha o a su izquierda, parecía abrir y asomar los perdidos azules.
- Las comparaciones odiosas a las que nos tiene acostumbrado cada año, su eminencia del "llamador"
bajo el pseudónimo de Cretario, en su infeliz opinión sobre Bandas, Pasos, Palios y Mantos.
- Dios Padre, en el inefable misterio del Sagrado Decreto de la Santísima Trinidad, al son de la coreografía que le imprimen los costaleros a ese paso.  Poco menos, me resulta chirriante...¡Ay, si los Padres de la Iglesia, hablaran!


NOTA: Respecto al Gran Estreno de la Semana Santa, el paso de Ntro. Padre Jesús de la Humilldad de la Hdad del Cerro.
Dicen que las cosas entran por los sentidos y pasó, como el día que lo fui a ver al Casino, donde quedó expuesto, algo no encaja, o bien es el paso respecto del Cristo, o es el Cristo, respecto del paso. Reconozco el magnífico trabajo de talla del paso y sus innumerables detalles de orfebrería, pero no no me encaja el Soberbio nazareno de Miñarro, sobre esas andas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

con naturalidad