miércoles, 1 de junio de 2016

A CORAZON abierto

EL CORAZON, es el centro neurálgico donde se ubica el motor que mueve la perfección de esa máquina que es el cuerpo del hombre. Una criatura creada a imagen y semejanza de Dios, amado hasta el punto de ser considerado parte fundamental de su plan salvífico. No es bueno que el hombre esté solo y para completar la obra cumbre de su creación, Dios le regaló el corazón de la mujer, para que fuera compañera y madre, que multiplicara el proyecto de habitar la tierra. El corazón es el bien necesario para andar por la vida, en sus dos movimientos: sístole y diástole, para y retoma el bombeo de la sangre, se inflama y vacía; muere y resucita en el preciso latido de sus pulsaciones por minutos. Cuando el corazón nos falla; se cansa, ralentiza o aligera su pulso, el cuerpo entero se resiste y sufre la avería. No funciona bien el motor por dentro y el hombre se toca el pecho, como si quisiera proteger con sus manos el santa sanctorum de su sagrario corporal. El corazón abierto del enfermo en el quirófano, es la operación suprema que lo conecta de nuevo con la vida; por eso, el corazón se mira, con los mejores ojos de la misericordia aprendida en la ciencia del hombre, el corazón se mima y se resana, con las manos más consagradas, más tiernas, mejor ungidas por el oficio de los cirujanos. Entonces el hombre llega a comprender la importancia de un corazón asistido por un “bypass coronario”, cuanto más de un corazón sustituido por el transplante de otro corazón servido por la solidaria acción de un donante. El corazón le devuelve la vida al hombre y el hombre agradecido, no sabe como alabar la nueva oportunidad de sentirse útil para sus seres queridos. Volver a amar y ser amado, reparar en exiguos detalles que antes no le decían nada y que ahora, relucen iluminados, por la belleza y el color de los nuevos ojos con que se miran las cosas. El corazón en la suma importancia que tiene como órgano fundamental para la salud del hombre, posee valores espirituales, morales, sentimentales y religiosos, que expresan lo mejor que el hombre puede ofrecer a sus semejantes. Ese puño cerrado que en su corona forma la depresión de dos montes; se parte en sus mitades, para declarar el amor más profundo que se siente por otra persona. Ese corazón bermejo, traspasado por la flecha de cupido, se grava en las cortezas de los árboles que han servido de testigos en el esplendor de bosques, praderas, valles, montes y collados, con las iniciales eternas de los que han vivido su gran historia de Amor. El corazón sinónimo y antónimo de la bondad y la maldad del hombre, El corazón, metáfora de nuestros sentimientos, pensamientos y obras; el corazón, templo sumido en la pobreza y el abandono, cuando se mantiene cerrado y catedral portentosa, cuando abre, sus arterias y fluye, como torrente, la sangre que derrama por el bien de los hombres. Hay un corazón henchido, un corazón, ardiente, llama inagotable que enciende el Camino, la Verdad y la Vida de los que en sus preciosos latidos confía. Un corazón siempre abierto, que se sale del pecho donde brotaron a caños vivos, los arroyos de la Sangre y el Agua. Un corazón sagrado, que cuando lo invocas se inflama para derramar las gracias y favores de los que apelan a su infinita misericordia. Si el corazón es nuestro principal tesoro; si es la fuente de la bondad, de la solidaridad, del apoyo y del estímulo, donde brota el agua clara de la caridad humana. En este corazón divino, se obran los siete dones del Espíritu Santo, el Amor creador del Padre y la comunión del verbo encarnado, la Persona exaltada por el triunfo del sagrado misterio trinitario. Si el corazón es el símbolo preclaro del Amor del hombre que ama y lo demuestra amando. Este corazón de Jesús es el misterio palpable del Amor de los Amores, -a corazón abierto-, que se derrama e incendia para morir amándonos. Sagrado Corazón de Jesús para el que confía en su palabra :”Tu a un corazón compungido, no le muestras indiferencia”, porque no tiene límites su capacidad de Amar, Este Corazón en carne viva, te hará fácil lo imposible, responderá a esa pregunta que no aciertas aprobar. Dará sentido a todo lo que te rodea y te concederá la gracia de comprender ¡cuanto te ama!, quien dio la vida por tí y te quiere de una forma personal e inimaginable. Solo tienes que fiar en quien se fió de tí primero: Sagrado Corazón de Jesús: en Tí confío.       

Entrada destacada

LA MADRUGÁ DE LOS SUEÑOS ROTOS

Varios días leyendo, casi todo lo escrito sobre esta Madrugá de los lamentos, revisando la multitud de videos sobre los momentos del pán...