sábado, 16 de abril de 2022

Y eso es lo que hay

 HE VISTO UN DOMINGO DE RAMOS

He visto un Domingo de Ramos, un año más esplendoroso en su mañana, como no podía ser de otra manera. Pero sigo viendo la otra cara de la moneda, sobre todo, cuando las Cofradías, comienzan a hacerse con las calles del centro histórico. He visto como una juventud, respetuosa, vestida con sus mejores galas, para vivir el  acostumbrado ambiente, quedaba atrapada, en una movilidad imposible de flanquear. He visto, como la marea ingente, quedaba a merced de un espacio acotado, dividido, partiendo en dos la ciudad, por una carrera oficial obsoleta e insultantemente reservada para los abonados. He visto a una juventud, con toda su buena voluntad e inexperiencia, pendiente de unos horarios e itinerarios, imposibles de sortear, como iba, intentando cruzar de una zona a otra, para volver por sus propios pasos, a una expiral de prohibiciones y cruces, cuya presencia policial, los desviaba a rodeos inverosímiles o esperas imposibles de resistir hasta por las más caras marcas de deportivos. He visto a la juventud, buscando las gradas del archivo de Indias, los jardines de la casa lonja, los bancos de Ikea del tramo de Correos o la amplitud bien hallada del Coliseo o la asentada de la Puerta de Jerez, convertida en un concierto, del desconcierto incapaz de sofocar, los restos de latas y residuos de todo tipo, para combatir las altas temperaturas y el cansancio. También, he visto, las "setas" tan criticadas por rancios y estetas, convertidas en gradas, Populus que sevillanus. ¿Hasta cuando? podrá el público soportar, el derecho que tiene a una movilidad, reducida por causa, de una CARRERA OFICIAL que fue concebida para una ciudad del siglo XIX, que cerciona en dos partes a una Sevilla en pleno siglo XXI... ¿Que es lo que están esperando los poderes fácticos de una ciudad anquilosa que se resiste a admitir el presente? La realidad es tan palpable, como la inoperancia de un CGHHCC y el servilismo de un CECOP, que solo vela por la Seguridad de una CARRERA OFICIAL, en detrimento de la movilidad del pueblo callejero. Si, yo tengo 66 años y me considero, con derecho al pataleo de conseguir "una silla", para disfrutar el desfile de todas nuestras Cofradías, pero, ES QUE NI la juventud, más impetuosa o conocedora de todos los rincones y puntos, donde poder dar cumplida cuenta del desfile de nuestras procesiones de acuerdo a los horarios e itinerarios de sus desfiles, ES CAPAZ de SORTEAR los espacios infranqueables de paso, sin verse arrastrada por los obstáculos de movilidad, que hacen IMPOSIBLE, el tránsito, por las calles del centro. No es cuestión de edad, ni facultades físicas, no es cuestión, de conocimiento, ni saber estar, ES SIMPLEMENTE CUESTIÓN DE ESPACIO, un espacio reservado para los HEREDEROS y TITULARES de unos ABONOS, que pasan de padres a hijos, y en la mayoría de los casos de conocidos a conocedores de una picaresca que se extiende por límites insospechados. Es patético, la cantidad de sillas vacías, en las partes menos agradecidas de la CO, especialmente en el tramo de izquierdo de la Puerta de San Miguel, sobre todo, teniendo en cuenta el nivel de convocatoria de un día, tan especial, como el Domingo de Ramos y lamentable, al mismo tiempo, la gente apostada en las vallas que cierran la CO a la altura de la antigua "Ibense". Y la avalancha atrapada en el tramo de Cardenal Carlos Amigo, Placentines, cuando se produce el " Trenecito " de la Cena, la Hiniesta y San Roque. Así, se comprende la cantidad de personas, apostadas sobre las sillitas prohibidas o la ingente multitud de jóvenes, sentadas en el borde de las aceras, soportando un parón imposible de resistir de pie. Cualquiera que sea la edad del viandante. Y eso es lo que hay. 


martes, 12 de abril de 2022

TU HERMANDAD


 ES NUESTRA HERMANDAD

Es nuestra, porque te lo ha dicho, el corazón, que no falla, cuando  te señala. Porque te lo enseñaron tus Padres y a medida que pasa el tiempo, la vas queriendo más. La vas sintiendo más, como cuando fijas en tu memoria, la noche de Reyes Magos o el Domingo de Ramos. La vas sintiendo correr por tus venas, como el escalofrío, el espasmo, la sacudida, el repeluco, que te pone los vellos de punta, cada vez que te encuentras por azar, con las imágenes de Tus Benditos Titulares, o acudes a su Iglesia, o pasas por la calle, donde tras la histórica ventana, se asoma el perfil de su Augusta presencia, cargada de unción, humildad y misericordia. Es tuya y es nuestra, porque como matrimonio sacramental y familia asentada en la roca, resiste los avatares de la vida, cimentada en la Palabra de "lo que Dios ha Unido". Por eso, no hay Sol de Justicia que la doblegue y marchite, ni viento, huracán, o lluvia que la anegue, arrase o diluya. La Hermandad es y será, siempre tuya, porque la llevas tatuada en tu piel, como lema, grabada a fuego, como hierro y Flor siempre viva, que marca con mayúsculas la abreviatura de tu seña de identidad. Eso lo tienes clarísimo, desde que estrenas el uso de razón, desde que guiado por aquel amigo o familiar que te llevó, firmando como testigo o mucho antes, a raíz de tu venida al mundo, incluso a la par de recibir, las aguas bautismales. Cosas, tan importantes habrá en la vida... razones para entender las obligaciones que todos tenemos, con respecto a cumplir con las responsabilidades que exige labrarse un futuro o provecho social. Pero nada tendrás más seguro en el devenir de tus días, nada más claro, imperturbable o causa de respeto y fidelidad, que esa Hermandad que te acompaña siempre, por el camino de la vida. Tu Hermandad, de la que formas parte en el desfile continuo de cada día.Y te darás, cuenta, año tras año, cuando aprecies en sus filas, la ausencia de aquel, que te enseño a ser Nazareno, la ausencia de aquel que formó pareja de cirio contigo; de aquel con quien limpiaste  plata, ayudaste en labores de Priostia; de los hnos mayores que te acogieron fraternalmente, o de los nuevos brotes de nazarenillos que aferrados a la varita, se incorporaron poniendo tus apellidos a la savia nueva de la Hermandad. Es por ello, que cuando llega el día de su Salida Procesional, tu te sientas, como el niño que sopla por primera vez, las velitas de su cumpleaños, como el día que hiciste, tu primera comunión, aquel que despertaste soñoliento y sorprendido, la mañana de Reyes...o como el amanecer de un nuevo Domingo de Ramos, mirando tras los cristales de la cocina, el cielo de Sevilla en los días de la Gloria. La medalla - tu medalla- , te pesará cada año más, porque cada vez que te la cuelgues, te tocará mas tu corazón, cargada de latidos y suspiros. Entonces comprenderás las estrofas que escribió el poeta, la verdad de esa cita lapidaria : "llega un momento en la vida, cuando el tiempo nos alcanza" Será, cuando formando -otro año más- en sus filas nazarenas, cubierto por el anonimato del antifaz, veas el mundo girar a tu alrededor, sin que te reconozca, nadie, más que aquel niño que fuiste, y ahora extiende su mano para llenar la bola de cera multicolor, que un día guardaste, para siempre en el rincón sagrado de tu memoria.

miércoles, 5 de enero de 2022

naturaldesevilla: MI CARTA A LOS REYES MAGOS...

naturaldesevilla: MI CARTA A LOS REYES MAGOS...: Pregón de los Reyes Magos, Montequinto 2 de Enero 2014                               Buscando palabras para definir la ilusión y la ilus...

lunes, 6 de diciembre de 2021

LUZ CANDELARIA

  Por tantas cosas, Sevilla no tiene que demostrar nada. Tantos son sus momentos regalados, que nos va a sorprender siempre a propios y extraños. Extraño, puede suponer ver un paso Palio en estas fechas de calles y avenidas adornadas, pero la Virgen de Galiano, tiene el Nombre propio de las luces,



luminarias, resplandores y Candelas. Y además su ilustre Cofradia, celebraba el I Centenario de su Fundación. Como. Anillo al dedo, encajaba la fecha, con el nombre: Iluminada, Pura y Limpia CANDELARIA de los jardines del sueño. Como anillo al dedo, la exacta recreación que Juan Manuel, hizo para su Palio, carcelero de la Luz; encaje de bolillos sonoro para suspender los. Rayos del sol, en el aire de Sevilla. Lunas de maya sus bambalinas, que escupen brillos de plata cuando se mecen al son de la tarde  para no descuidar las sombras de San José y recibir el beso de Santa María la Blanca, aun más aurea que el azogue de luz que emboca por los Jardines. 

La Virgen de la Candelaria es el regalo de Buena Esperanza que nos vino, desde San Nicolás. Y Sevilla, la recibió con sus Palmas. No eran Palmas de olivo, eran Palmas de hosamna y de gloria, compás de alegría, ovación de felicidad, después de dos años confinados sin la Gracia que supone un Palio, paseando por. Sevilla. Y pareció que fue ayer, el último Martes Santo, porque desde que asomó, la Virgen por el dintel de San Nicolás, no hubo mejor forma de llevar un paso; parecía que fue ayer, la salida tan dificultosa como milimétrica, el encuentro con tan señorial barrio, el airoso y acompasado sonido de sus bambalinas, repicando en los varales, pero con fuerzas renovadas, con estrenado ímpetu, con más cuidado, esmero y dedicación, de sus hermanos costaleros. Incluso con acusado estímulo de las Bandas, que parecían dejar con sus sones, el alma en todas las melodías que sonaron. La Virgen venía gustandose, como el rezo de su antífona: "El Señor ha hecho en mi Maravillas" y su Palio se clavaba de pies a cintura, para iniciar cada Marcha, al compás de la flauta de Rocío, para arrancar a bombo y platillo, sin dejar de gustarse sobre los pies. Todo el mundo en general lo entendía, por eso, suscitaba el aplauso constante, su paso por los vericuetos de la Puerta de la Carne. La Candelaria es un ascuas de luz, en la tarde de los jardines del sueño. Jardinera pasando revista a los últimos rayos del sol de la tarde, prendido en los bordados de Juan Manuel. Transparente y airosa, desembocaba en San Fernando, con Campanilleros, esos Campanilleros que sabe tocar como nadie la Banda de la Cruz Roja, los de campanillas, cascabeles y panderetas que se cuela por los sentidos de las transparentes Mayas y devuelven a la Dolorosa, la Gracia de las campanas de Belén. Con su empaque se perdía hacia el corazón  de Sevilla, envuelta en sus propias luces al compás de su Marcha, aquella que le compuso Marvizón que es ya un himno Candelario de infinitas armonías y a su paso, se fueron encendiendo los adornos de estas fechas, pero sin arrobar tan siquiera el Vergel luminoso y peregrino que iba derramando, la Virgen Santísima de las Candelas. Sevilla, solo tenía palabras de consuelo y devoción, hacia la Virgen, que devolvía a sus calles, el buen saber y respeto en las Bullas. El aplauso sentido e improvisado. Los niños sobre los hombros de los que siempre nos han enseñado, que esto es así. Tierra de la religiosidad popular, patria de la Salud y llama ardiente de la Fe, que es la Luz que irradiaba en sus calles, Virgen de la Candelaria. 


martes, 23 de noviembre de 2021

LA HUMILDAD DE MONTEQUINTO



 Que manera de atraer, Señor, que forma más sencilla de atrapar, de convertir, de enamorar con el flechazo de Tu Divina Humildad. No más has llegado al barrio, quien te ha visto y quien te ve, no se va  a soltar jamás de las amarras de tus brazos abiertos. Señor, ¡que maravilla! sin arrogancia, pero  ¡que portento el tuyo, por derecho, como diciendo! "Venga ya, Venid a mi... ¿Que problema hay? Aquí estoy Yo, vuestro Cristo, para todas vuestras penas, vuestras alegrías... Vuestro Señor, para todas vuestras necesidades, para lo bueno, para lo malo, en la salud y en la enfermedad" Has llegado recogiendo la cosecha de tu Bendita Madre del Pilar. Ella, nos venía advirtiendo:"Haced lo que El os diga"... porque quien me ve a mi, verá a mi Hijo, el Señor de la Humildad, fruto bendito de mi vientre. Y así ha sido " Fiat voluntas tua" Hágase tu voluntad, que nadie va al Padre, si no es por el Señor de la Humildad, que ha llegado para quedarse en nuestros corazones para siempre. Y de que forma, tan sencilla, como solemne en su Bendición, cuidada hasta el último detalle. Así, te presentabas, Señor, en el centro de nuestra Parroquia; la Señora de los Ángeles, tocaba revuelo en las Cortes celestiales, hasta parecía escucharse el eco de la Teófania: "Este es mi hijo amado, escuchadle". Del azul morado litúrgico y ceremonial, pasabas en unas horas a vestir el blanco pureza, radiante y arrollador para salir a las calles del barrio que te esperaba; y como te recibió, ¡cuanta emoción y orgullo, cuantas lágrimas por dentro y por fuera de la unánime admiración!. Brotaban los suspiros y emociones a tu paso, como las flores primeras, recién estrenada, que perfumaban sencillamente tus plantas. Sobre el GETSEMANÍ, de tus hermanos costaleros, Tu imagen Viva de Cristo Rey, en la HUMILDAD certera: "Venid a mi los que estáis cansados y agobiados"... A quien temereis, estando aquí YO, con mis brazos abiertos... Yo soy el camino...sonaba " Alma de Dios" cuando el cielo derramaba sus azules más eléctricos. Y la primera saeta, razgaba la noche en la Vía Augusta. Y la bulla por Trajano, esperándote, escoltandote, siguiendo tu Cruz invisible. Señor, en la entrada de Bolonia, te esperaban tus vecinas, las hermanas que soñaban con portar, los kilos de tu sagrado peso, ya lo decía tu Santo Evangelio: "Venid a mi, porque mi peso es liviano y mi yugo ligero".Y al calor de tu Humildad, tantas lágrimas como aplausos a las que han sido y serán para siempre tus eternas cirineas. Sonaba la saeta al cantar de la Banda. La noche se fue cerrando por el huerto recóndito del pasaje de "Surval", el Señor, entre los árboles, parecía despertar la HUMILDAD de su nombre en el mismo Getsemani. Finalmente, el tiempo que pasa sin tiempo a discernir entre el sueño y la realidad. Tus costaleros en alarde de saber pasear como nadie, su HUMILDAD, que es la de su Cristo y tras de sí, una Banda, "La Estrella nazarena", que será el Oriente de tu salida procesional en vísperas. Y una Agrupación Parroquial que sueña, rezando Tu Nombre, al pie del Pilar de tu Bendita Madre: " Venga a nosotros, Tu Reino, SEÑOR DE LA HUMILDAD en GETSEMANÍ, hágase tu voluntad. "FIAT VOLUNTAS TUA".

domingo, 21 de noviembre de 2021

HUMILDAD DE MONTEQUINTO

 Doy gracias al Señor por haber tenido la dicha de conocer en persona a José María Leal. Su cercanía, su sencillez, su trato sin distinción y sobre todo su HUMILDAD. De su inspirada mano, vino al barrio de Montequinto, la primera Dolorosa, Ntra. Sra de Pilar en su Mayor Dolor y Gloria, sembrando la piedad y devoción -cada día más- entre los vecinos y parroquianos, por su hermosura Serena y exclusiva. Con Ella camina y crece la Misión de la Iglesia diocesana, de la mano de la Agrupación Parroquial, que en estos días, firma otra de las páginas gloriosas de su historia reciente, con la Solemne bendición de la Imagen, de Ntro Padre Jesús de la HUMILDAD en GETSEMANÍ, titular cristifero de dicha Agrupación. No voy  a referirme al prestigioso catálogo que distingue a este escultor-imaginero, como autor de magníficas obras que salieron de su gubia y hoy se reparten a lo largo de la geografía, haciendo las delicias de crítica y público. No voy  a descubrir nada nuevo de este joven talento, en cuanto a su prestigio y excelencia creativa, solo resaltar su condición humana, por encima del valor de su obra, ya que José María, para todo el que ha tenido la gracia de gozar su amistad, posee el don de la empatía y la virtud impagable de la HUMILDAD. Y esa HUMILDAD, intrínseca que marca su personalidad humana, ha sabido transmitirla, sin cortapisas ninguna, en la realización de este Cristo, que rezuma, por los cardinales de su bellísima Imagen, la HUMILDAD divina y humana, en todos los sentidos. La Humildad de José María Leal, ese algo indescriptible, que te atrapa desde el principio; como el agradable soplo del calor de la hoguera de la Fe. En los tiempos del culto al cuerpo y la ausencia creciente de los valores humanos, en los vientos que corren a favor del laicismo y el reparo a llamar por su nombre, a aquel, que pasó por el mundo, haciendo el bien y entregó su vida por nosotros. José María, ha dado un golpe de gubia más, para hacernos confiar en Jesucristo, Ntro Señor, imagen pura y viva de la HUMILDAD, que acepta el Cáliz de su Pasión y se entrega a todo el que acude a sus Divinas plantas, con las manos abiertas, rebosantes de Gracia, momentos antes de su Prendimiento, para cumplir la voluntad del Padre: #Fiat voluntas tua. José María Leal, ha plasmado exactamente, esa HUMILDAD, que es todo lo contrario a lo que el hombre de hoy piensa. Esa HUMILDAD, que desarma a los soberbios, humilla a los prepotentes y enaltece a los limpios de corazón. Esa HUMILDAD, que no pide para si, más que el bien de sus hermanos, esa HUMILDAD que te atrapa en su belleza y te lleva en volandas al paraíso florecido  del perdón y la Misericordia, ese que infunde su unción Sagrada. Puede el barrio de Montequinto, presumir, sin afán de protagonismo ni vanidad, de Aquel que ha llegado Bendiciendonos a todos, en la gloriosa solemnidad de Cristo, Rey del Universo, radiante de esplendor, ungido por la gracia y sobre todo transfigurado por la HUMILDAD de su Soberano Poder. Gracias a José María Leal, joven pero ya insigne imaginero, que ha hecho posible con sus inspiradas manos, la obra eterna del Santo Evangelio, Palabra de Dios, puesta en pie, delirio expresivo de la HUMILDAD de Cristo en GETSEMANÍ, con las manos abiertas para recibir todas nuestras plegarias y oraciones. 

Gracias, José María Leal, por acercarnos el Reino, del Poder y la Gloria. Por dejarnos para siempre, el Regalo de tu HUMILDAD, la HUMILDAD del CRISTO que viene para quedarse eternamente con nosotros. AMEN. 







Querido Antonio, muchas gracias por estas inmerecidas palabras, yo solo soy un medio para que el Señor esté presente por tantos sitios del mundo. Agradecido de tanto cariño recibido estos días con regalos como este que usted me esta haciendo. Orgullo de saber que la Humildad está siempre presente en mi vida y se refleja en mi obra.Recibe un cordial abrazo en Jesucristo nuestro Señor agradecido eternamente por sus palabras.

viernes, 19 de noviembre de 2021

SI HAY QUE LLORAR: SE LLORA

 SI HAY QUE LLORAR SE LLORA

SEÑOR, que lo importante es saber, que aún te quedan lágrimas. Las lágrimas son el agua de mar, por eso saben saladas. Con el paso del tiempo, las lágrimas son como los cumpleaños, acumulan velitas encendidas para soplar la llama de la vida. Y por eso las lágrimas son el premio Salado que recibes, cuando sientes algo de corazón. Se llora por lo más grande, por lo más fuerte, por el dolor, por la fractura, por el golpe, pero si hay que llorar por algo, que sea de emoción. Por eso se llora, mientras se acude a ver, el Gran Poder del Señor. Se llora, por necesidad, por tristeza, por angustia, por soledad, por que faltan las fuerzas... Pero si hay que llorar de verdad, de corazón, con el alma puesta en cada lágrimas, que sea por recibir Tu consuelo, Señor, por abrazar Tu Dulzura, Señor; por gozar de Tu acogida y sentir la caricia de Tus manos cercanas, apacibles, venerables, curativas, redentoras. Por eso, si hay que llorar se llora, Señor, que ya se encargarán las lágrimas de darnos a probar el sabor meloso de Tu Bendición. 


Entrada destacada

MACARENA UNIVERSAL.... "Ya viene, La Macarena"

 Serie: #Pararse,ahi Cap 04