viernes, 18 de julio de 2008

TODO UN MISTERIO

De Córdoba nos viene, cuna del maestro que quiero acordarme. Quedaos con su nombre, ROMERO ZAFRA, imaginero que bebe de las clásicas fuentes, sin parecerse a nadie. Nos trae la belleza de la mujer cercana, la de grandes facciones y labios sensuales, sin renunciar a todo lo divino de la condición humana, ni a todo lo humano que encierra la divino. Ya pasea por Sevilla, su Santa andariega, la fundadora Teresa –que dicen fue tan guapa- como nos la presenta Romero Zafra. En un misterio, difícil de asimilar en los tiempos que corren: La transverberación…puro surrealismo, que solo se alcanza entender con la fe…hace falta estar ciego o tener mucha imaginación.

Entrada destacada

CRONICA DE LA SSS III, EPILOGO

DESDE EL ESPLENDOR DE LA MAÑANA AL EXITO DE LA RESURRECCION Cuando la Cruz de guía de la hdad. de la Esperanza de Triana, llegaba a l...