domingo, 26 de octubre de 2008

José Antonio NAVARRO ARTEAGA

Tal es la inspiración, causa de una saeta que el dios del genio dispara con insultante acierto, directa al corazón. Quizás no lo sepan tus manos llenas de pasión que solo se afanan por descubrir los sueños que concibieron tus ideas plasmadas en el noble cedro donde estan enterrados los tesoros de la forma. Quizás no lo sepan tus manos cuando aprietan tan fuerte al que te tiende la suya para darte la enhorabuena. No, no lo saben, porque he visto en tus ojos un brillo extasiado, un brillo que sin dejar de estar entre nosotros, te abraza y eleva hacia otro plano. Es la luz cegadora e incierta de los que están donde no saben, porque saben muy bien donde están, en la búsqueda incansable del brillo fugáz de los contraluces, de los juegos y la sombras que se van almacenando en la memoria para que su talento las cobre a golpe de gubia y formón. Tal es la inspiración, un sinvivir que no te deja en paz, hasta que te encierras a solas con ella entre las cuatro paredes de tu taller de Triana y continuas despachándola delirios de genio. Mucha gente ya disfruta, cada vez somos más, con esa Paz que no deja vivir a José Antonio Navarro Arteaga, la hemos sentido al contemplar el rostro del Divino Perdón de Alcosa y nos ha echo quedar mudos en Santa Ana, cuando pasa el silencio escapado del mismo s.XVII, en la Pasión Y Muerte de cristo en la cruz. El don de crear, no tiene precio, quien nos acerca al hijo del hombre a imagen y semejanza de nosotros mismos, se endiosa como ser humano y además si es humilde, como Jose Antonio Navarro Arteaga, sientes en el apretón de sus insignes manos, el calor de quien no se lo tiene creido. Como “natural de Sevilla”, me siento orgulloso de ser conocedor devoto de vista y seguimiento de su obra, de gozar como contemporáneo de lo mucho y bueno que puede regalarnos con la consagración de su imaginería. Ante tanta mediocridad y relativismo, José Antonio ha conseguido que la escuela sevillana, vuelva a ser la “ciudad Jardín” de la Esperanza.
http://www.artecofrade.com/artesanos/index.asp?cod=1 (su obra)

Entrada destacada

naturaldesevilla: El Rey que perdió la cabeza

naturaldesevilla: El Rey que perdió la cabeza : Quizás fuera el Palacio del Conde Pumarejo, lugar idóneo para las citas clandestinas del rey...