miércoles, 1 de abril de 2009

tanta dicha, quien nos roba....

Mañana cuando amanezca, volverás a ser el niño que miraba la luz tras los cristales. Volverás a ser el niño de las postales “escudo de oro” admirando el misterio de Herodes, saliendo por la puerta de San Miguel aquella tarde de santo entierro grande. Lo que Dios te ha dado, que no te lo quite el hombre. Sólo un corazón que no ha dejado de ser niño, puede convertir en realidad el sueño de sus mayores. Si tus ojos no han perdido la capacidad del asombro, es porque sigues viendo aquello que los demás no ven por mucho que estén allí presentes. Mañana cuando amanezca, volverás a enseñar lo que nunca del todo has aprendido e intentas transmitir sin dejar ni un instante de aprenderlo. Acaso por mucho que te sepas de memoria, esa luz que entra por el Postigo, es la misma que la de todos tus años, su callada emoción es igual, pero vá de estreno, ha compuesto una nueva mirada en el aire de la ciudad sosegada y en calma. Disfrútala y hazla llegar aunque a los demás no les llegue. Sabes que el corazón de un niño, jamás se equivoca, por eso vuelve al sitio del colgado balcón de damasco bordado por el oro de la palma y bien los sabes cuando caminas en su busca que hasta tus pies te llevan sólo, porque conocen la cita, donde por vez primera nos llevaron las madres. Hay algo más preciado que un beso, pues quizás sea la certeza de que El te mostrará su otra mejilla y verás en sus cautivas manos aquellos besos de niños que hemos vuelto a besar en los brazos de las madres que nos lo enseñaron. Si eres capaz de sostener su mirada, lo verás, si nó también lo comprobarás en derredor, reflejado en los rostros de tanta emoción ensimismada. Mañana cuando amanezca y el sol marque el oriente por la calle que mece la Cuna del Salvador, volverás a ser niño pletórico en busca de la “rampla”, niño que sabe donde está la felicidad y corre a buscarla; niño Zaqueo que se sube a las faldas del abuelo Montañéz, para jugar con las palomas en sueño de alta palmera cimbreante. Sabes que eres un privilegiado, que Sevilla es tu madre y huelgan los temores, que la vida es al fin una semana, que ha vuelto un año más para que la disfrutes.

Entrada destacada

LA MADRUGÁ DE LOS SUEÑOS ROTOS

Varios días leyendo, casi todo lo escrito sobre esta Madrugá de los lamentos, revisando la multitud de videos sobre los momentos del pán...