lunes, 17 de junio de 2013

LAS HERMANDADES PODRIAN CREAR MAS DE 100 PUESTOS DE TRABAJO EN SEVILLA


Nos hemos preguntado muchas veces, ¿porque permanecen las Parroquias, Iglesias, capillas y Templos de nuestra ciudad -cerradas la mayor parte del día- en Sevilla? Parroquias, capillas y templos que en su mayoría cobijan un legado de historia, belleza, arte y arquitectura, digna de estar expuesta al público en horario habitual. Y se lo han preguntado también los turistas, que admirados de nuestra ciudad, ávidos por fotografiar hasta el tradicional paseo de calesas o coches de caballos, se preguntan incomprensiblemente que hacen los Templos cerrados cuando se encuentran con sus puertas de bruces. Las hermandades y cofradías de Sevilla, bajo el patrocinio de su Archidiócesis a través de las Diputaciones de Caridad, podrían crear mas de 100 Puestos de Trabajos, directos e indirectos (de momento sin contar con la colaboración de los poderes públicos, Ayuntamiento y Junta, porque ya sabemos lo que significa el figureo político y lo que vende una foto). En principio la idea estaría centrada en un perfil concreto: Desempleados en riesgo de exclusión social, pertenecientes a la nómina de la hermandad o cofradía que contrata, osea, requisito “sine cuane”: Ser hermano. En esto confiamos plenamente en la honestidad y transparencia que se le presupone a los responsables de Caridad y Asuntos Sociales de nuestras corporaciones, como hombres de iglesia que son. Las labores de los contratados se ceñirían estrictamente a mantener la Parroquia, iglesia, capilla o templo ABIERTA en horario comercial, facilitando los correspondientes folletos informativos sobre la historia y obras de arte que atesora el recinto y lógicamente velando por el orden, la compostura y el respeto que requiere un lugar sagrado (labores de control-absténganse “seguratas profesionales) También se establecería para dicho fin, la mesa “petitoria” de recuerdos y souvenier, cuyos fondos de recaudación “podrían” garantizar -con el extra de limosna por apertura- los gastos del personal. En tiempos de crisis es cuando se debe agudizar más el ingenio y no mirar tanto el hecho de pagar por entrar “en la casa de Dios” (-por una limosna simbólica-) como el beneficio de poder generar -gracias a Dios- un puesto de Trabajo por mantener esta especie de museo itinerante de las bellas artes, como son los Templos donde radican nuestras HhyCC, abiertos al público. El precedente está más que justificado por el éxito que obtienen a diario las Corporaciones que mantienen sus residencias canónicas abiertas al público, valga el ejemplo de La Basílica Macarena; El Gran Poder, los Gitanos, la capilla de los Marineros, el Rocío de Triana. Otras hermandades, dan buena prueba de ello a través de los servicios que les prestan sus respectivos capilleres contratados para tal fin. El hecho es que dicha propuesta, podría llevarse a efecto, sin grandes riesgos, contando con la buena fe y el esfuerzo contrastado de los cofrades y diputaciones de Caridad referidas, por varias y probadas razones tanto materiales como espirituales; entre las que destacan, la oferta de obras de artes que atesoran nuestros templos -como ya hemos significado-, la demanda de público que se dá con sus puertas de bruces y sobre todo, la Caridad -que no es más que el amor en la práctica- uno de los principales fundamentos de nuestras HH yCC. Y no quiero dar más detalles que el que nos pongamos TODOS manos a la obra. ¡SI SE PUEDE!

Entrada destacada

LA MADRUGÁ DE LOS SUEÑOS ROTOS

Varios días leyendo, casi todo lo escrito sobre esta Madrugá de los lamentos, revisando la multitud de videos sobre los momentos del pán...