viernes, 20 de marzo de 2015

Mas vale lo malo conocido

Al final reinó la cordura, ¿no?...el sentido común, ¿no?....la lógica, ¿no?...la razón, tampoco...la autoridad, menos....la profesionalidad del CECOP, puede...¿no había cabezas pensantes?...parece que no, que no se atrevieron, que no quisieron imponerse, ni señalarse. ¿Y la máxima autoridad de la ciudad?...¿y el Presidente del CGHHCC?...¿Y el Delegado?...¿y los palos en candela que ha metido el llamador?...¿y los titulares contradictorios que ha firmado la Pasión?...y las entradas que hemos escritos los blogueros indignados y las páginas web de contenido cofrade?...al final ha tenido que ser el CECOP, quien los haya tenido que poner firmes, ante la arbitrariedad temeraria de la "bienal de los flamencos" ó el Pan B de burro. Dice el refrán, que ante lo inaudito y el experimento de meter tres cofradías con más de 6000 nazarenos, una detrás de otra, prolongando una carrera oficiosa, más vale lo malo conocido...Pero el que suscribe no deja de pensar y lamentarse, que todo este espectáculo circense; después de un Cabildo de Toma de horas y la edición en imprenta de miles de programas de horarios e itinerarios, se podía haber evitado, con el espíritu de fraternidad y solidaridad del que presumen, nuestros ínclitos hombres de Iglesia. Los gastos es lo de menos, las ruedas de prensa y las explicaciones inverosímiles, lo de más, aquí -por lo visto, sobra el dinero y los medios- las molestias se pagan, hay cáterines de sobra en los marcos incomparables de este "Consejo de Ineptos". Que digo yo, que alguién debería "pedir disculpas" con la humildad franciscana que ¿le caracteriza?, o al menos presentar la dimisión irrevocable, que eso sí que sería verdadero espíritu cristiano y fraterno...pero, pensándolo bien, para lo que queda para el Pregón y los sucesivos ágapes, vulgo comilonas suculentas, mejor sigo en la poltrona del palquillo, donde hasta me paran los "pasos" ¡que desfachatez!.

Entrada destacada

CRONICA DE LA SSS III, EPILOGO

DESDE EL ESPLENDOR DE LA MAÑANA AL EXITO DE LA RESURRECCION Cuando la Cruz de guía de la hdad. de la Esperanza de Triana, llegaba a l...