miércoles, 15 de julio de 2015

'¡DIOS, como cruje!

 ¡Dios, como cruje, como duele, como pesa!...que estos “meapilas” de adoración nocturna y comunión diaria, cometan semejantes crímenes de lesa humanidad en su distinguida cliente. ¡Dios de los sagrarios, del buen trigo, de la oblea ácima y el viático, para enfermos e impedidos, Dios del Amor, Pasión de Cristo, confórtanos!...porque a mí me atormenta en el alma su frialdad. Si hay pecado en el mundo, digno del arrepentimiento y la enmienda automática sin propósito, ni examen de conciencia, ese es el crimen del abuso de menores y la vejación de cuantas personas, padecen la pena incontestable de la salud mental. Por eso me indigna y envenena al mismo tiempo, el SILENCIO, ese silencio roto por un manuscrito cargado de orgullo e interés personal, que vela más por el honor, el prestigio social y la reconocida fama profesional de una persona acusada -de tan graves delitos-, que todas las noches de insomnio y locura, de pánico acumulado, impotencia y defenestrada autoestima, de aquellas víctimas que han vivido largos años con la pesadilla de no poder hablar. SILENCIO que otorga, amplias dosis de culpa y reincidencia; delitos macabros, cuya autoría, supera los límites de la imaginación, planteándonos numerosas interrogantes, que desgraciadamente, para las víctimas, familiares y afectos, no admiten el beneficio de la duda. Ante el irreparable daño causado a las víctimas denunciantes, el presunto denunciado, nos presenta el SILENCIO aplastante de su corriculum académico, de su ejemplar expediente, como ensayista, articulista, comunicador y relevante personaje, dentro del mundo cofrade de Sevilla, -que es un pañuelo-, toda una túnica brillante y áspera como el ruán, que lo ciñe al cinturón de esparto de los penitentes y disciplinados del gremio. ¡Como araña también el SILENCIO de la prensa local, más coorporativista, adalides del salto a la mata, en publicar las mayores patrañas, injurias y calumnias, sin apenas contrastar la veracidad de los hechos...cómo rechina, el SILENCIO de la “prensa morada” (“Sálvame Cofrade) del llamador, que suena, hasta con los más absurdos titulares de bocetos imposibles, planes de horarios e itinerarios inviables y música estridente de atascos en la barqueta!...Todos estos silencios bochornosos, “meapilas”, hipócritas y fariseos de los paniaguados, -otorgan gritos desgarrados de JUSTICIA- y reparación para las posibles víctimas de una multi-denuncia, que ha desbordado, el ejemplar desfile penitencial, de una Semana Santa de Sevilla, que estamos, progresivamente degenerando con nuestras sucesivas de “carreritas” y escándalos. El dolor de las víctimas y verdugos de tan desagradable titular, hasta cierto punto, se puede paliar con los paños calientes del esclarecimiento de los hechos en justicia, pero la sombra de tan funesto y execrable escándalo, el tremendo sufrimiento en el tiempo de sus víctimas y el desagravio y reparación, no encontrará la Paz, hasta que Aquel que todo lo puede dicte su justa sentencia.

Entrada destacada

LA MADRUGÁ DE LOS SUEÑOS ROTOS

Varios días leyendo, casi todo lo escrito sobre esta Madrugá de los lamentos, revisando la multitud de videos sobre los momentos del pán...