LA CIMA DEL CARMELO

la Cima del Carmelo estaba en San Gil, frente a la casa de oro de la bendita Esperanza, le precedía un bando de centuria juvenil y un bosque de ilustres estandartes con brillos macarenos. La tarde noche de Julio caía sobre la ladera de la Resolana con el viejo sol muriendo en las roelas del Santo Escapulario. Las últimas luces quedaron repujadas en las potencias del Niño y todos los niños nos vimos reflejados en el espejo de la gracia hecha vida con balcones de barrio engalanado. Olía a incienso de madruga por Feria con redoble inconfundible del Carmen de Salteras.

Entradas populares de este blog

SAN CUCUFATO, ora pro nobis

A LOS CINES DE VERANO QUE TUVO SEVILLA

LA LUZ EN ESTADO DE BUENA ESPERANZA