domingo, 26 de abril de 2009

"todo sobre la FERIA"...la anarquía de la gracia

Bien; vd., ya ha comenzado a sentirse a gusto y su grupo también. Comprobarán como en cuestión de minutos la caseta se vá llenando y la gente se mata literalmente por coger una mesa. Por nada del mundo abandonen la suya, aunque se mueran de ganas de pasear por la Feria. Además, no sé si habrán tenido la suerte de integrarse en esa reunión cañera, pertrechada de guitarra, pandereta y tambor, que no para de cantar las sevillanas que tanto le suenan y que todos coreamos sin saber la letra en ese estado de gracia que nos deja el “rebujito”, es posible que Vd, se haya arrancado a bailar arengada por los gritos de jarana y jaleo del ambiente. Pues no se mueva de ahí-por Dios- que eso sí que es Feria en estado puro. ¿es verdad que se siente encantada por el trato y recibimiento, como si la conocieran de toda la vida?…además, ya saben que vdes., son de Santander, Logroño o Ciudad Real y verán como se atreven incluso hasta cantar una jota en su honor. En caso de que la más antipática del grupo se queje reiteradamente de que quiere pasear por la Feria, háganle caso omiso y si logra convencer a las más indecisas, dejen un retén en la caseta, al amparo y vigía de las perseguidas mesas, custodiando al mismo tiempo los bolsos y prendas depositadas sobre sus respectivas sillas. Si se atreven a salir de la caseta, para estirar las piernas y bajar las calorías del “papeo” regado por el “rebujito”, tengan en cuenta la siguiente recomendación: En la Feria el ambiente no se corresponde con lo que vean en esos momentos (reglamento apócrifo: si se sienten bien en un sitio, no busquen ni se muevan a otro sitio). Es temprano, hace calor en Sevilla, es la hora del cafelito o del helado. Quédese con el nombre de la calle (todas son de toreros clásicos) y por supuesto el número de la caseta. No la voy a a liar más con el plano de las calles porque son todas iguales ó al menos todas le parecerán, ni los mismos sevillanos sabemos distinguirlas, pero en la Feria toda la orientación está saliendo a la derecha; si desea ir a los servicios: al fondo a la derecha; si se dirige hacia la calle “elinfierno”: seguido todo al fondo a la derecha; si le apetece tomar un chocolatito con churros; saliendo de la portada al fondo a la derecha. Cuidado no se me quede embobada con el paseo de coches de caballo y se ponga a tirarle fotos a los enganches en pleno adoquin. ¡Que sí mujer, que sí, efectivamente esa es la duquesa y nó la momia de tutankamón y aquel otro el guapíssimo torero que anuncia los relojes y esa que vá por allí montada en el espléndido carro, la infanta margarita gutié…cuida, no se me queden rezadadas, Sras., ¡ - Lo vé ya están bailando en medio del albero, uniéndose a la fiesta..miralá, se han dejao arrastrar por el ambiente y la mezcla de sonidos de una casata a otra y ahí, en la misma puerta, están bailando –esa es la auténtica Feria- ya han captado su esencia, no vale ir de mirones, ni invitados de piedra…hay que integrarse. No me vayan luego con el cuento de que en la Feria de Abril de Sevilla, no se puede entrar en las casetas. Claro que no se puede entrar a la hora que están a reventar de gentes –sin espacio vital apenas- todo el mundo quiere coger sitio para comer a la misma hora, es cuestión de anticiparse. No se quede nunca mirando en la puerta, sobre la barandilla –como un cateto- venga con tiempo a la Feria, coja primero sitio, verá como logra acomodarse, aunque en la feria no se pueda hablar, precisamente de comodidad. Si se pierde, piérdase a gusto, con todas sus consecuencias, merece la pena andar un poquito, el espectáculo lo requiere . Tiene vd., como referencia la noria gigante que siempre está encendida hacia occidente; disfrute con el fabuloso Paseo de coches –único en el mundo y gratuito-; entreténgase leyendo los ingeniosos nombres de algunas casetas; no sabrá donde mirar ni a qué música atender. Presencie el atardecer en la Feria y vea como se ilumina y enciende el alumbrao con la espléndida portada como referencia. Hay otras Ferias de paseos señoriales y abonos de toros, pero están en esta que ha tenido la suerte de vivir Vd., y no tienen nada que envidiarle. De modo que cuando regrese a su tierra, hágame el favor de desmentir el bulo de que la Feria de Sevilla es selectiva (que lo es, pero no es óbice para el disfrute), que la Feria de Sevilla está hecha por y para los sevillanos (que está, pero ello no supone ningún descrédito ni perjuicio para los visitantes), que la Feria de Sevilla es excesivamente cara (puede ser, pero siempre depende de cómo se lo quiera montar). En cualquier caso no está pagado con nada, el espectáculo gratuito de la luz, el color y el ambiente que irradia a todo aquel que quiera ver de verdad, lo que está contemplando. En la vida,no hay más ciego que el que no quiere ver. Sé que se me han quedado muchas cosas en el tintero de los cicerones, pero para eso están tus comentarios y alguien como un servidor que intente aclarártelo de la forma más “natural de Sevilla”

Entrada destacada

naturaldesevilla: El Rey que perdió la cabeza

naturaldesevilla: El Rey que perdió la cabeza : Quizás fuera el Palacio del Conde Pumarejo, lugar idóneo para las citas clandestinas del rey...