viernes, 3 de febrero de 2012

a la niña, Angela de la Cruz



Hoy te traigo un regalo, que espero no descubran tus padres antes de tu bautizo. Para tí y para mí -Angela de la Cruz- con ese nombre que te han puesto, además de venir con un pan bajo el brazo, traes un certificado de garantía, suscrito por la Santa, que más que Santa es Madre de todos los sevillanos. Me vas a permitir revelar el secreto que sólo tu conoces y has dejado introducido en un cofre allá en el limbo de los justos, para que un día -cuando el tiempo te alcance- comprendas con toda claridad. El día que vinistes al mundo -amén de una gran alegría- nos proporcionastes un tremendo susto, pues los médicos se temían lo peor y te separaron de los brazos de tu madre tras el parto, la cual quedó en estado crítico y tu padre, tan conmocionado, que no era capaz de articular palabra. Pues bien, nada más lejos de la realidad ¿verdad Angela?, lo que ocurrió, fue cosa de tu abuela Rosario, que sin pensárselo dos veces, allá que fue la primera en tomarte en sus brazos...como si la estuvieramos viendo, con ese desparpajo que la caracterizaba, nos hizo temer con su genialidad, en lo peor, mientras ella -dale que dale- con su niña, paseándola por los pasillos azules y enseñándola con orgullo a "to los Santos", que hasta el mismísimo Dios, le tuvo que amonestar, de la que estaba formando en el cielo: "Rosario, le ha dicho Vd, a la Virgen del Carmen, que vele por su hija"..."¡ay, Padre mío, Vd, no se preocupe, que ya la he dejao yo en las manos de su hijo de la Salud, al cual conoce mu bien mi yerno!". Tuvo que ser así, porque en el fondo, ya tienes constancia de la ilusión que atesoraba tu abuela Rosario por ver a su nieta en vida, de modo que de ahora en adelante, será tu hada madrina y el ángel de la guarda que vele por tí para siempre jamás. A estas alturas, te habrás dado cuenta, que con tu madre, no se te va a caer el techo encima, por las dosis que te está suministrando de sol y de luz, puras vitaminas en cuanto a calidad de vida, pues nada mejor que salir a la calle de esta ciudad, para disfrutar de lo que no cuesta nada, porque no tiene precio; ojalá heredes de tu madre, la capacidad del saber estar y el buen gusto de las relaciones públicas que facilitan nuestra convivencia. De tu padre -querida Angela- ¿que puedo decirte?, que no hayas oido ya, mientras sus amigos te hacen "carantoñas",- cuando ruge la "marabunda"-,  está hecho para disfrutarlo, como tu lo disfratas ya, para tí sola, porque nadie mejor que Tu, sabes el profundo cariño y la desmedida ternura que te profesa y eso se palpa en lo a gusto que te encuentras en sus brazos, porque son las amarras a las que te vas a aferrar para protegerte de por vida.  Además, ya habrás sentido, que te mece con la misma cadencia y compás, con que los costaleros duermen a su Reina. Seguro que más de una vez habrá susurrado en tus oidos, el compás de una marcha. En cualquier caso, tu padre es un "padrazo", te lo digo yo, que lo conozco y quiero como si fuera mi hijo. Hablando de casta costalera, tu abuelo Manolo, será tu gran descubrimiento; te lo vas a pasar "pipa" con el...puede resultar un poco peligroso su verbo fácil, pero te aseguro, que su compañía es recomendable para la salud y su cariño sincero e imprescindible, para conocer la grandeza que atesora esta familia. De tu abuelo Paco, ya conoces el calor que desprenden sus manos, todo bondad y ternura...tu misma, Angela, habrás gozado ya, la serenidad y donosura que irradian sus brazos. Cuidalo mucho -mi niña- porque te necesita tanto como tu lo necesitas a el y de esto te darás cuenta, el día de mañana, cuando la figura del bueno de tu abuelo Paco, se agigante con el tiempo. En cuanto a tu madrina, Rocío, será como tu segunda madre, una hermana y confidente perfecta. De tus tías, Ana Mari y Jacinta, te guarde Dios, porque ellas, seguro que sabrán guardarte...llevalas con paciencia, porque no te van a dejar en paz, a menos que te hagas la dormida, cuídate de sus "zamarreos" si no quieres hechar hasta la última papilla, pero -mira- te voy a decir una cosa, ni el oro de ley con más kilates del mundo, vale más del cariño, protección y desvelo que te van a regalar de por vida, con ellas tienes el seguro de Amor con más garantías que existe en el mercado. Por si fuera poco lo que te estoy contando en secreto, más numerosa aún es tu familia por parte materna: la cantidad de primos y primas que te habrán dejado su impronta en tus tiernas mejillas ¡que maereo, verdad!, habrás observado con esos ojos claros de mirar sereno, que algunos primos son tan grandes que más bien parecen tíos o viceversa, pero en el fondo, a mí me ha dicho un pajarito, que tu, mi querida Angela de la Cruz, te encuentras muy a gusto en los brazos de Adrián y que no se enfade nadie. Por último, para no cansarte más, que veo que estás bostezando, he dejado para el final a tu abuela Ana...mira, tesoro, con tu abuela Ana, tienes que ser más cariñosa -si cabe- que con el resto, porque ella es el estandarte y pilar donde se basa la familia. Tu abuela Ana es la matriarca de esta prole que se disputa el tesoro de tu primera sonrisa. Tienes que ser muy cariñosa con ella, no solamente porque está "papucha" y delicada, sino porque está tan nerviosa y afectada por tu naciomiento, que no sabe como demostrarte la emoción que le produce tenerte en sus brazos. No llores, por Dios, mi querida Angela de la Cruz, ábrele esos ojos azul-verde, para que se mire en tu vida y recobre la alegría, que siempre ha llevado por bandera. Regálale esa mirada y abrázala con tu luz, porque para eso eres la Niña de sus ojos. Y nada más..cariño, para tí y para mí, que no se entere nadie de nuestro secreto, guárdalo en tu corazón, como yo en el mío te llevo, sin necesidad de darle tres cuartos al pregonero.

De tu tío, Antonio Sierra Escobar.

Entrada destacada

LA MADRUGÁ DE LOS SUEÑOS ROTOS

Varios días leyendo, casi todo lo escrito sobre esta Madrugá de los lamentos, revisando la multitud de videos sobre los momentos del pán...