miércoles, 18 de febrero de 2015

Romancero Cofrade: BODAS MACARENA


Sonó Coronación de Pedro Braña y
 repicó jubileo
 el bronce de su espadaña.
 Bajo el Arco resonaba;
 “ya pasa la Macarena”
 que son  notas que componen
 la chicotá más perfecta. 
Manda Antonio Santiago
 sin apartar la mirada
 de la Niña de sus ojos y
 al cielo con la Esperanza
 es un clamor bajo el paso,
 que el cielo con Ella alcanza.
 Cruzó Resolana al caso,
 sin prisas pero sin pausa 
y todo aquel que la viera,
 llorando se preguntaba:
 ¡que pronto pasa la Virgen
 con lo que cuesta esperarla!.
 Se fue por la calle Bécquer,
 buscando la calle Parras,
 la arteria con sangre verde
 donde el barrio se desangra
 para ofrecerle a la Virgen
 lo mejor de cada casa.
 Mas cuentan los eruditos
 de las ligeras palabras;
 “allí fue donde la Virgen;
 entre vítores y palmas; 
entre mantones colgados,
 entre un cielo de guirnaldas,
 entre las coplas del rezo
 y el esplendor de las marchas
 y los llantos y suspiros
 y el tenor de las plegarias
 y las manos temblorosas
 que quieren tocar sus andas,
 se perdió en la apoteosis
 de un diluvio que cruzaba
 la lluvia por los balcones
 en copiosas petaladas.
 Y sin embargo, la Niña,
 no se quedaba parada,
 sus maniguetas le abrían
 paso a todas las miradas
 que se quedaban absortas
 en la rosa de su Cara
 y sin embargo, la Niña,
 siempre de frente avanzaba,
 al son del mimbre y cintura
 que la llevaba en volandas...
¿Cual fue el misterio, la culpa
 del retraso que acuñaba..
.porque todos se preguntan,
 si la vimos como pasa
 -perfume de exhalación- 
caricia de la mirada,
 realidad de un mismo sueño
 que despierta en la Esperanza?...
Hora y media Omnium Sanctorum,
 desde la Cruz a la gracia;
 desde el toque de centuria
 hasta los juncos de plata
 -hora y media, nada nuevo
 bajo el sol, de tantas ansias.
 Y al verte venir de nuevo
 en la pleamar anclada,
 a la deriva; filial
 de los que tanto te aman;
 se paró el tiempo otra vez
 y el espacio no ganaba
 para contar ¡MACARENA!,
 tantas veces, tantos: ¡GUAPA!

Así que de inexplicable,
 resulta ponerle vallas
 al paraíso en la tierra,
 como horario a la más SANTA;
 que todos tienen razones
 y la lógica es exacta, 
donde manda el corazón,
 no hay razón que entienda nada.
 Si la Virgen se perdió,
 entre Rosario y Sor Angela,
 se dió por bien empleado
 la espera injustificada.
 Sevilla la perdonó,
 si en algo hay que perdonarla,
 porque entrara a ver la novia
 del Jueves Santo y hermana;
 que la Niña iba de bodas
 de bodas cincuentenarias
 y al salir de calle Feria,
 que es su calle soberana
 ¡Milagro y Visitación!
 -a saber quien la esperaba,
 como su Prima Isabel,
 ¡Amargura coronada!:
 ¡vaya fruto tan bendito,
 sabe Dios de lo que hablaran!



En la vida solo cuentan
 las sonrisas y las lágrima.
 Cada vez, más convencidos
 cuando la tristeza alcanza
 a un corazón compungido
, no le sirve para nada,
 llorar, si no es de alegría,
 delante de la Esperanza...
y si no la ves, la buscas
 y si la buscas la hayas
 y si la hayas, la tienes
 delante y cuando la alcanzas,
 verás la felicidad
 orbitando en su mirada
 y reflejando en la tuya
 la felicidad soñada.
 Ya se que todo es pomposo
 alrededor de su malla,
 del vellocino de oro
 que la envuelve con mil ráfagas,
 que el hombre en su vanidad,
 no reparó en ataviarla 
con los más grandes tesoros
 de las artes suntuarias..
.pero si te fijas bien, 
en su entrecejo de malva,
 lleva tu queja encendida
 y la de todo el que clama:
 clemencia, piedad, justicia,
 fortaleza y la templanza; 
la templanza del que sabe,
 que un sólo Dios la ideara
 para dejarla en Sevilla 
y en cuando la Niña salga,
 el pueblo se haga con Ella
 y por Ella se deshaga. 
Si se te pierde de nuevo,
 esta Niña mejorana,
 perla de San Gil y novia
 en el balcón de la gracia,
 no la esperes, 
ve a su encuentro
 y quédate con su cara, 
no te apartes de su vera, 
que no hay cansancio que valga
 al nombre de ¡MACARENA!
 Nunca pierdes la Esperanza.

Entrada destacada

LA MADRUGÁ DE LOS SUEÑOS ROTOS

Varios días leyendo, casi todo lo escrito sobre esta Madrugá de los lamentos, revisando la multitud de videos sobre los momentos del pán...