jueves, 28 de agosto de 2008

"JARTIBLES SIN FRONTERAS"

Detesto las salidas extraordinarias; las procesiones con Imágenes de nuestra Semana Santa, en conmemoración a cualquier efemérides, ya sea fundacional, centenaria o con motivo de su coronación “canónica”. Me deprime, ver en la calle a cualquier Cristo –sobre todo- los que aparecen muertos en la cruz, acompañados por bandas de música y sin cuerpo de nazarenos y los numeritos adicionales de traslados de pasos de una iglesia a otra por imperativo de la lluvia inclemente….pero, he de confesaros –humildemente- que soy “manolito el primero” en maquearme, pertrechado con mi inseparable máquina canon, al objeto de disfrutar de lo que tanto detesto en realidad. Valiente paradoja ¿verdad?, dicen que son cosas propias de las dos personalidades que todos manejamos por dentro –el angel bueno contra el malangel- o la falsa moral de predicar sin dar ejemplo. Lo cierto es que ya estoy celebrando la nueva Salida Extraordinaria, fechada para el próximo día siete de Septiembre, con motivo del V centenario de la fundación del la Hermandad de la Trinidad, en el que los “manolitos y manolitas primeros de Sevilla”, tendremos la ocasión de contemplar la insólita-añeja estampa del Stmo. Cristo de las Cinco Llagas, acompañado de la mismísima Esperanza de la Trinidad (Emperatriz de la finura), San Juan evangelista y la Magdalena. Y les podría argumentar –con la retórica que me caracteriza- que se trata de una de mis hermandades favoritas; que la Esperanza blanca, es la reina de mis devociones; que mis hermanos salieron allí de nazarenos cuando eran alumnos salesianos; que si los recuerdos de tantos sábados Santos que amanecian con sol y luego se cerraban en amenazantes nubarrones negros que descargaban inmisericordes, sobre la cofradía en la calle…y por la misma calle Sol –donde no cabe- la acompañaba de vuelta de la mano de mi madre, bajo su mismo manto –aquel manto blanco a juego con el tisú de su palio- …bueno, bueno, que todo eso es verdad y bien lo sabe Dios y la memoria que escoge el camino más corto para asestarte su flechazo directo al corazón. Pero, aquella que me conoce mejor que si me hubiera parido, suspirará frunciendo el ceño, espetando seguidamente con sabihonda ironía: “sí….sí, como si eso mismo no fueras capaz de escribirlo a todas y cada una de tus hermandades y cofradías,,¡ay, mi manolito el primero!...anda y no te busques más excusas”.

Entrada destacada

LA MADRUGÁ DE LOS SUEÑOS ROTOS

Varios días leyendo, casi todo lo escrito sobre esta Madrugá de los lamentos, revisando la multitud de videos sobre los momentos del pán...