"Game over"



Algo no anda bien cuando la mayoría de nosotros añora volver a las cosas más elementales. Nos lo repite con un soplo de vida y autenticidad los pocos anuncios televisivos que han optado por el encuentro de la sabiduría de los abuelos en ese punto del camino donde se cruzan y congenian con los nietos. Las cosas buenas están ganando la partida a la “playstation” y el “nintendo” que sume a los niños en una abstracción de cuerpo y alma, ante la cual los cinco sentidos se encierran en dos: vista y tacto. Mientras que los niños comienzan a aburrirse soberanamente después de consumir el tiempo de la máquina y paladear el gusto efímero de la golosina y el capricho, los padres terminan por desesperar, reconociendo el fracaso de una educación, cautiva y desosegada, donde las buenas intenciones y mejores deseos para un hijo, han desembocado en la insatisfacción general. ¿quien pudo provocar esa insatisfacción que sienten la mayoría de los niños, teniéndolo prácticamente todo? ¿El malestar que se vive dentro de la familia: (crisis, paro, incertidumbre de futuro)? ¿La influencia del medio: escuela, amigos, clases sociales? ¿o la influencia de la publicidad con su mensaje subliminal y engañoso en aras del consumo? No sabría contestar a eso, puesto que ni soy sociólogo, psicólogo ni analista político (Dios nos libre de los analistas políticos). Lo cierto es que no hay nada más deprimente que observar cómo los niños se aburren -después de darle a la maquinita- y caen en el ostracismo de un estado de nervios reprimidos que desemboca en catarsis. Niños que no escuchan cuando se les quieres aconsejar y niños que no se dejan aconsejar en el lenguaje que utilizamos los mentores. Niños que ni desean que se les trate como menores, ni mucho menos entienden el trato de favor de ponerlos a la altura de los mayores. Y es que los niños, que lo sufren y padecen todo, quieren volver a recobrar el amor incondicional de ser los primeros. Nada peor para un rey que ser destronado de su cuna, saben que su paraíso ha sido compartido, el palacio de cristal que separaba la intimidad de sus padres, la atención primaria ha pasado de curso, ha subido un grado -la dificultad se hace patente- se escuchan en casa palabras frías y amenazantes, se habla de “paro” de ahorro, de falta de recurso, de gastos que superan los ingresos. La madre está triste, pierde la paciencia que atenuaba sus travesuras, razona menos, grita más, ya no consuela los berrinches del niño, con aquella paciencia suave del hueco de sus alas. La discusión absurda, sustituye al diálogo, el tono estridente a la armonía. No hay nada peor para un tirano que ser sustituido por un ser menor y encima asignarle el cuidado y la responsabilidad imposible de atender de su hermano valido. El ejemplo no vasta, cuando la máquina espera para encender la soledad de un niño llenándola de créditos. Los besos tardan en llegar, se retrasan más cada día, se reducen en cantidad y buscan la calidad que le ofrecen en dosis los abuelos. Ante tanta dificultad, la respuesta es bien sencilla, volver a lo elemental: parque, juego, bicicleta. El contacto con el aire libre, sofoca los incendios de soledad de la máquina. El aburrimiento del niño, tiene poca memoria y se olvida pronto, aunque siempre pida moneda a cambio, pero el cariño y la dedicación de los abuelos supera cualquier esfuerzo con la compensación incondicional de lo que no tiene precio. Todo esto, nos lo cuenta magníficamente -casi sin palabras- un anuncio que dignifica la importancia de la televisión en nuestra vida y la misión edificante y positiva que puede llegar a crear sin imposición. “las cosas buenas no deberían cambiar nunca”. Por eso somos nosotros los que tendemos hacia ellas, para llenar el vacío que nos invade.
La calidad no tiene prisa, viene siempre de regreso, en calma, disfruta del paisaje y del camino, porque ya ha vivido la desazón del llegar: ¿llegar hacia donde, hasta este estado de bienestar donde nada nos falta y tantas cosas nos sobran? ¿llegar a sentirnos insatisfechos de tanta satisfacción fortuita y efímera? Los niños desean volver a ser niños y por eso necesitan que sus padres ejerzan de padres; a ellos no les importa la “maquinita”, lo que les preocupa es que la “maquinita” les arrastre hacia la quimera de una soledad adquirida por contagio. ¿Quien se libra de la influencia colegiada? Aquel que mira y se entretiene, aquellos que llaman la atención porque quieren volver a sentirse útiles -los abuelos- que tienen tiempo para perderse en el poco tiempo que les queda y derrochar el amor cosechado. Al fin y al cabo, todos soñamos ese tiempo que nos devuelve la felicidad de aquellos días en que dejamos de ser niños para crecer de aburrimiento a la altura de nuestras responsabilidades. Ahora pedimos ayuda a nuestra madre naturaleza y ella nos vuelve a dictar la magistral lección de lo básico -game over- aquí no hay más juego que el paisaje, más crédito que el olor de la tierra fresca, más nivel y altura que la de los árboles, no hay foto digital, todo es pleno esplendor y mesa compartida en la que todos nos sentamos juntos -desconectados- mirándonos las caras, redescubriendo que la verdad está muy por encima del mundo virtual y no hay nada más cálido que el aliento humano.

Entradas populares de este blog

SAN CUCUFATO, ora pro nobis

A LOS CINES DE VERANO QUE TUVO SEVILLA

LA LUZ EN ESTADO DE BUENA ESPERANZA