viernes, 18 de enero de 2013

El temblor de los helechos

Del Caballero XXIV


Miraba el cuadro de Martinez Montañés y se preguntaba, como había sido posible que un maestro ,con tanta influencia y peso específico, secundara la maniobra de desdén de la que fué objeto su discípulo, por parte de los sevillanos insignes de su época. Tampoco me extrañaría nada, conociendo la arrogancia y prepotencia que Francisco Pacheco ejercía sobre sus correligionarios, hasta que fue eclipsada su pintura por la de Juan de Roelas. ..
.-¡Jódete, cabrón!...siempre hay alguien más que tu; mejor que tu...o al menos dispuesto a descubrir la verdad; y la verdad, como el dinero y el amor, no puede ocultarse...aunque tengamos que esperar más de tres siglos, la verdad sucumbe al tiempo.-pensaba en voz alta.- el General, mientras contemplaba la pintura del caballero veinticuatro.
Ahora la verdad está en poder de la Logia y podemos asegurar que la imagen de Santa Madre Naturaleza abrazada a la cruz, fue tallada por el “divino ignorado” en Sevilla, aunque tan extraordinario descubrimiento, nos haga plantearnos otras interrogantes: ¿Cuando se le perdió la pista a la imagen...porqué desapareció de la casa profesa, dejando al crucificado solo, cuando formaba parte del grupo escultórico que encargó expresamente el Prepósito?...
El investigador, Heliodoro Sanchez, se encontraba flanqueado por los cuatro caballeros (V,X,XV,XX), la ansiedad del momento, suscitaba tanta expectación, que el joven, tuvo dificultad para desatar las cintas de los legajos y pergaminos que portaba. El General, sudaba de delirio al otro lado del despacho y le cantaban los latidos del corazón.
Excelencia.- aquí tiene el contrato de ejecución del crucificado, fechado en 13 de marzo de 1620 (escrito en castellano antiguo.- oficio 19.-Gaspar de Leon 1620.-Libro II.-folio 502)
Como verá, la imagen del Cristo de la Buena Muerte, fue contratada por el Padre Prepósito de la Casa Profesa de la Compañía de Jesús, don Pedro Arteaga...
Al General se le desorbitaron los ojos, cuando leyó: “de tal manera que yo sea obligado y me obligo de hazer y dar hechas y acabadas dos ymagenes de escultura la una con cristo crucificado y la otra una madalena abraçada al pie de la cruz...”
Y al llegar a otro párrafo pudo leer con evidentes muestras de asombro y júbilo a un mismo tiempo: “Yo Juan de Mesa maestro escultor, vecino de la collación de san martín otorgo en labor de geronimo rramirez vecino de la collación de la magdalena y digo que por cuanto soy yo combenido y concertado con el susodicho de hacer una hechura de un christo del natural conforme al questa hecho de la compañía de jesus enla causa desta dicha ciudad de sevilla acabado de toda perfección pide el arte en presio de ciento e veinte e dos ducados...”

Entrada destacada

naturaldesevilla: El Rey que perdió la cabeza

naturaldesevilla: El Rey que perdió la cabeza : Quizás fuera el Palacio del Conde Pumarejo, lugar idóneo para las citas clandestinas del rey...